24 septiembre, 2017

Header-El Plantel 728×90
Header-El Plantel 728×90
Ramiro Arnedo cabecera

Reconciliación entre Rusia y Turquía: efectos sobre nuestra agricultura

FRONTPAGE-DIVISOR 8- logo-728×90

En el día de ayer se producía un hecho que marcará la próxima campaña hortofrutícola 2016/17. Una noticia, que debido al eco mediático de los Juegos Olímpicos y a la ceguera informativa de un mes como agosto, ha pasado a un segundo plano; pero que posiblemente sea uno de los fenómenos que más intensamente marcarán la agenda de mercados hortofrutícolas de los próximos meses. Me refiero al arreglo, a la reconciliación entre Turquía y Rusia. Putin y su homólogo turco, una vez que ha superado el fallido golpe de Estado, han hecho las paces.

Putin y Erdoğan se reconcilian. Efectos sobre la agricultura, frutas y hortalizas.El veto ruso pesa sobre las medias de venta de frutas y hortalizas. Desde que existe dichas medias han bajado en varios puntos porcentuales, según organizaciones agrarias como Asaja. La esperanza que muchos tenían era que Putin flexibilizara el veto, incluso que lo eliminase, después del incidente de un avión ruso derribado por el ejército turco en la frontera con Siria. Aquel altercado entre ambos países se tradujo en que Rusia extrapoló el veto que mantenía con la Unión Europea también al vecino turco, lo que en la práctica suponía que se quedaba sin sus proveedores principales.

Pero aquellos que pronosticaban un acercamiento de Moscú se toparon de bruces con la tosca realidad. Recientemente Putin se reafirmaba en que el veto continuará y ahora, para romper toda esperanza de apertura de mercados, se ha sentado en una misma mesa con Erdogan para firmar la pax romana. Dicen los noticieros que el hecho de que Putin llamase al mandatario turco justo al día siguiente del errado golpe de Estado ha sido el hecho que ha llevado a Erdogan a pedir disculpas por el derribo del avión ruso. Consecuencia de todo ello es que se han vuelto a abrir las fronteras comerciales entre ambos países pensando principalmente en los envíos agrícolas. Así que el pimiento y el tomate turco volverán a copar Moscú y todos los mercados rusos.

¿Es o no es una mala noticia para nuestra agricultura? (…) Se confirma que el mercado de Rusia estará definitivamente cerrado durante la próxima campaña y además sin atisbos de que el escenario vaya a cambiar. Habrá que darle una vuelta de tuerca más al mapamundi. Hay muchos organismos/entidades que nos hablan de que el mercado es el mundo, de que la globalización es para todos, de que se incentiva la internacionalización, etc, etc, etc. Pero la realidad de los hechos nos demuestra que nuestras frutas y verduras acaban siempre en el maduro mercado europeo.

Acerca del Autor

joseantonioarcos

Licenciado en Periodismo por la Universidad de Navarra; licenciado en Ciencias Políticas y Sociología por la Complutense de Madrid, con título de experto en Unión Europea. Periodista especializado en información agrícola.

Entradas Relacionadas

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *