Header-El Plantel 728×90

La ensalada de este verano lleva tomate holandés

FRONTPAGE-DIVISOR 8- logo-728×90

Este post incide en uno de los temas más recurrentes de esta agricultura nuestra. El origen de los alimentos en los lineales de los supermercados, asunto repetitivo y no por ello carente de actualidad. El dilema es el siguiente: ¿Qué debe hacer el consumidor cuando compra en el súper un kilo de tomates cogidos de la propia caja, en la que se indica con todo lujo de detalles que procede de Holanda y, sin embargo, en la tablilla contigua el supermercado de turno escribe como reclamo: Origen España?

En mi caso lo que hice fue acercarme a la responsable del personal de fruterías y decirle que el consumidor se puede confundir creyendo que está comprando tomate español tipo rama a 1,19 euros/kilo, cuando en realidad la procedencia es de otro país. El dibujo de un indalo haciendo un guiño a dicho tomate y en caligrafía bien visible sobre la tablilla dos palabras: Origen España. Pero el tomate que inspira estas líneas estaba depositado sobre su correspondiente caja, no a granel, sino sobre el envase del importador español, así que cualquier cliente con cierto interés y curiosidad podía leer distintos datos que describían la trazabilidad holandesa del producto. ¡Qué pena que no le hiciese una fotografía! De todas formas, muchos de vosotros ya lo habréis visto en más de una ocasión. Lo criticable es el engaño que se le hace al consumidor, que cree estar comprando tomate español cuando es centroeuropeo.

Del importador, nada objetable, ya que se dedica a exportar e importar hortalizas dejando claro el origen de sus flujos comerciales. Es su trabajo. La crítica la hago sobre la cadena que no publica el verdadero origen del tomate que emplea como promoción de su sección de frescos.

En verano el tomate que se produce en Almería es escasísimo, así que es lógico que los lineales se completen en agosto con otros orígenes, bien de otras provincias o bien de importación. No hay nada que rebatir al respecto.

Tomate holandés.

Aquí el mensaje va en dos direcciones. De cara al supermercado, que cuide más y respete un asunto tan sensible para los agricultores, como el origen de las frutas y hortalizas; y de cara al consumidor, que en casos como éste deje la correspondiente reclamación o petición al propio supermercado para que no vuelva a caer en la tentación.

La fotografía es de la ensalada de mediodía, con ese tomate rama de origen holandés, que posiblemente algunos de vosotros ya habréis degustado estos últimos días.

Acerca del Autor

joseantonioarcos

Licenciado en Periodismo por la Universidad de Navarra; licenciado en Ciencias Políticas y Sociología por la Complutense de Madrid, con título de experto en Unión Europea. Periodista especializado en información agrícola.

Entradas Relacionadas

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *