24 noviembre, 2017

Header-El Plantel 728×90
Header-El Plantel 728×90

De Lleida a Tarragona. Recorriendo Cataluña

FRONTPAGE-DIVISOR 8- logo-728×90

No hay intencionalidad política en este post. Coincidencia sí con todo el volcán mediático de esta semana en Cataluña. Sin embargo, los habituales del blog sabéis que en nuestro periplo por España – documentando las distintas agriculturas y segmentos de actividad del agro – nos gusta sacar tiempo para nutrir con contenido nuestra sección de Agroturismo y Viajes. Y eso hacemos ahora, ya que después de asistir durante tres jornadas al congreso internacional de manzanas y peras de Lleida fuimos hasta Tarragona, ya que de la antigua Tarraco son dos muy buenas amigas de mis años universitarios, Meritxell y Helena.

LLeida, Tarragona. Recorriendo Cataluña.

Anfiteatro de Tarraco, Tarragona, Catalunya. Ciudad amurallada de Tarragona.
Con Helena y Meritxell en Tarragona, Cataluña. Playa de Tarragona.

La antigua capital de la provincia romana de Hispania Tarraconensis es fascinante. Lo tiene todo, pero casi nadie habla de ella. Ocurre con muchas de las ciudades que hemos visitado en el último año, que guardando lugares merecedores del interés de cualquier viajero, sin embargo viven a escondidas de los ránking de los promotores del turismo. Dicho lo cual, desde nuestra más sincera humildad os recomendamos con vehemencia poner en el mapa a la ciudad de Tarragona: sol y playa, gastronomía y muchísima historia. Es como recorrer un foro romano, hacer parada en el ágora y disfrutar después de un mirador con vistas al Mediterráneo desde el antiguo anfiteatro. Y es que su conjunto arqueológico fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 2000.

En una de las plazuelas del casco antiguo tuvimos la suerte de conocer a los famosos Gigantes y Cabezudos de Tarragona. Nos retrataron con las imágenes de los pageses.

Cabezudos pagesos. Tarragona. Catalunya.Ribera del río Ebro. Tarragona, Cataluña, España.

Pero he empezado por el final, ¿verdad? Entre Tarragona y Lleida hay varias rutas posibles. A la ida pasamos por Tortosa utilizando la nacional para poder bordear el Ebro y conocer todo ese vergel verde que emerge en sus orillas. Una ribera llena de vida. Seductora en alguno de sus recovecos, ya que hicimos algunas paradas para darle alimento al verbo sentir. Y luego a la vuelta hacia Tarraco optamos por otra ruta, alejada del río, para conocer otros paisajes y tierras catalanas.

Lleida, Cataluña, España.

Lleida sorprende por su antigua Catedral. Como un benefactor cuidando desde una altura superior a sus protegidos se levanta sobre un cerro esta estructura del románico catalán, la Seu Vella, que en un día nublado llena el ambiente de su entorno de un aura misteriosa. Se forman contrastes bonitos a la vista y al resto de sentidos.

Ciudad de Lleida, Lérida, Cataluña, Catalunya, España.
Invernaderos en Lleida, Lérida, Cataluña, Catalunya, España.

Lleida es una ciudad de interior. Alejada del Mediterráneo que baña a las otras tres capitales catalanas, Lleida es una urbe pequeña y que mira al medio rural. Enseguida se respira esa confluencia, ya que los frutales son su primera actividad. Los pagesos son el motor económico de la provincia y de su capital. Y aunque Lleida es sinónimo de fruta de hueso (melocotón, nectarina o paraguayo), Ana y yo casi por accidente pudimos encontrar a las afueras unas pocas parcelas invernadas en las que se cultivaba tomate y judía verde.

José Antonio Arcos y Ana Rubio en el pueblo medieval de Montblanch, en Tarragona, Cataluña, España.
José Antonio Arcos y Ana Rubio en el pueblo medieval de Montblanch, en Tarragona, Cataluña, España.

Entre ambas ciudades, Lleida y Tarragona, hay numerosas invitaciones para hacer parada y pasar una noche lejos del estrés. Por ejemplo, en el pueblo medieval de Montblanc, declarado en 1948 Conjunto Histórico-Artístico. La tradición catalana supone que la leyenda de San Jorge ocurrió en Montblanc. Existe el Portal de Sant Jordi y cuenta la tradición que delante del portal el santo mató al dragón.

Otra parada, pensando en los conocidos calçots, es Valls, pueblo en el que esta variedad de cebolla es plato típico, incluso sus calçots tienen denominación de origen.

Pueblo de Valls con Tarragona al fondo.

Nuestro próximo capítulo viajero: Castellón.

En algún lugar entre Lleida y Tarragona.
En algún lugar entre Lleida y Tarragona.

Acerca del Autor

joseantonioarcos

Licenciado en Periodismo por la Universidad de Navarra; licenciado en Ciencias Políticas y Sociología por la Complutense de Madrid, con título de experto en Unión Europea. Periodista especializado en información agrícola.

Entradas Relacionadas

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *