Header-El Plantel 728×90
Header-El Plantel 728×90
CABECERA salads Syngenta
Repudiaron la agricultura con el ladrillo y ahora llaman a la puerta del campo / They condemned agriculture with the brick and now they are knocking on the door of the land

Repudiaron la agricultura con el ladrillo y ahora llaman a la puerta del campo / They condemned agriculture with the brick and now they are knocking on the door of the land

Divisor post Nuevo logo

Llevo unos dos años documentando – con numerosísimos testimonios con nombre y apellidos – esta información que nunca hasta ahora me había decidido a escribir. Sin embargo, hace unos días leí la siguiente noticia: “Freshuelva dice que da prioridad a la mano de obra local”. Y pensé: ¿es bueno o es malo? Así que me convencí de que era el momento de poner sobre la mesa una cuestión polémica, que es la que a continuación describo.

I have been about two years documenting – with very numerous testimonies with names and surnames – this information that never before had I decided to write. However, a few days ago I read the following news: “Freshuelva says that it prioritizes the local workforce.” And I thought: ¿is that good or bad? So I was convinced that it was time to put on the table a controversial issue, which is what I describe below.

Durante el ‘boom’ inmobiliario se produjo una masiva huída de trabajadores del campo hacia la construcción y sus subsectores auxiliares. Fue de tal magnitud este éxodo rural que los agricultores se encontraron sin mano de obra. Ocurrió en Murcia, en Alicante, en Almería, en la costa de Granada, en Málaga, en Huelva, en las Islas Canarias… ¿sigo? Los empresarios agrícolas españoles tuvieron que echar mano, nunca mejor dicho, de la contratación en origen. Se organizaron viajes a Europa del Este, al norte de África, incluso se trajeron trabajadores del otro lado del Atlántico, y los campos vacíos volvieron a llenarse de jornaleros. Los españoles no querían la agricultura. Así de claro. Algunos incluso la repudiaban y se avergonzaban de estas labores. ¿Acaso no es cierto?

During the real-estate ‘boom’ there was a massive flight of workers from the countryside to the building industry and its auxiliary subsectors. This rural exodus was such that farmers found themselves without workforce. That happened in Murcia, Alicante, Almeria, on the coast of Granada, Malaga, Huelva, in the Canary Islands … still? Spanish agricultural employers had to get a hold, literally, of the recruitment in origin. They organized trips to Eastern Europe, North Africa, even workers were brought across the Atlantic, and the empty fields filled with laborers again. Spanish people did not want agriculture. That is the truth. Some even condemned and were ashamed of this work. Is it not true?

Imagen

Pero el ladrillo no dio más de sí y explotó. “¿Y ahora qué?”, pensaron algunos tras la hecatombe del ‘vellocino de oro’. La crisis les ha obligado a tragarse el orgullo y a pedir ahora trabajo de peón agrícola. ¿Pero qué ocurre? Que ya están ocupados todos esos puestos por inmigrantes que no hicieron ascos a una faena tan digna como la del campo. ¿Y qué hace el empresario agrícola? ¿Echa a los empleados que le han acompañado durante todos estos años para colocar a un español, la mayor parte de las veces sin experiencia en este sector? Durante estos dos años en los que he estudiado este asunto he comprobado que el agricultor, como norma, mantiene a sus trabajadores extranjeros. ¿Acaso no es lo más lógico? Ocurre en Gran Canaria con los rumanos que trabajan en los invernaderos o también en Almería con los inmigrantes marroquíes o subsaharianos. Siguen conservando sus trabajos, y cuando no ocurre así es por motivos distintos a la nacionalidad.

However, the brick did not give itself over and it exploded. “And now what?”, some people thought after the disaster of the ‘Golden Fleece’. The crisis has forced them to swallow their pride and to ask now for farmhand’s work. But, what is happening? All these posts are already occupied by immigrants who did not turn their nose at a work as dignified as the one that farmers do. And what does the agricultural entrepreneur do?   Does he fire the employees who have accompanied him throughout the years to put a Spanish person, most of the time without experience in this sector? During these two years in what I have studied this issue, I found that the farmer, as a rule, keeps its foreign workers. Is it not the more logical thing? It happens in Gran Canaria with Romanians working in greenhouses or even in Almeria with Moroccan and Sub Saharan immigrants. They still keep their jobs, and when they do not that is for reasons other than nationality.

Sin embargo, hay quien critica a los agricultores por no darles trabajo, “siendo nosotros locales”, – esgrimen indignados -. Estos autóctonos, en algunos casos, afirman que los agricultores prefieren a los inmigrantes porque les pagan menos. Gran falacia de quienes nunca han puesto un pie en un invernadero.

However, there are people who criticizes farmers for not giving them work, “since we are local”, – they put forward outraged -. These natives, in some cases, state that farmers prefer immigrants because they pay less to them. Great fallacy of those who have never set foot in a greenhouse. 

Sobre el autor

joseantonioarcos

Licenciado en Periodismo por la Universidad de Navarra; licenciado en Ciencias Políticas y Sociología por la Complutense de Madrid, con título de experto en Unión Europea. Periodista especializado en información agrícola.

Noticias relacionadas

0 Comentarios

  1. Avatar
    Alexis Pineda

    Muy acertado como siempre, pero cuando leí el titular creí que el artículo iba sobre algunas entidades financieras que tras ponérlo muy complicado a los productores y dedicarse a la especulación del ladrillo ahora vuelven al refugio productivo agrícola reivindicando su origen agrícola…

    Reply
  2. Avatar
    luis

    En mi caso, los agricultores no repudiamos la mano de obra que provenga de la construcción sea de origen nacional o extranjera. Lo que ocurre en un puesto de trabajo sea de ramo que sea asin como de indiferentes nacionalidades, es que no se puede llegar y entrar eliminando un trabajador con una experiencia que la a adquirido con el paso del tiempo y el continuo control. Ojo, en la agricultura, aunque seamos la base de la pirámide de la sociedad ya no funcionamos con el MANCAJE al hombro y caminando tras las UNTAS DE MULOS, a cambiado tanto o mas que la construcción de inmuebles.

    Reply
  3. Avatar
    Joseleeeeeeee

    Yo soy agricultor y conmigo se queda y repite quien curra bien, en 7 años solo e conseguido 2 fijos y son españoles, no es racismo simplemente fueron mejores, tambien hubo uno de Gana pero no se quiso quedar.

    Reply
  4. Avatar
    Rafael Pérez

    Muy buen articulo, y cuanta razón en tus textos. Lo que daría yo por un puesto de trabajo en invernadero, donde poder aprender y realizar nuevas labores.

    Reply

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Newsletter

Regístrate en el newsletter y recibirás nuestras noticias cada semana.