Top banner tomate Ibai de Syngenta
Header-El Plantel 728×90
Header-El Plantel 728×90
Cabecera sandías de Syngenta

Fortificantes y lucha biológica

CABECERA AGROLINER INTEGRATE
This is a Trial Version of Social Share & Locker Pro plugin. Please add your purchase code into Licence section to enable the Full Social Share & Locker Pro Version.

El Instituto de Formación Agraria y Pesquera de la Junta de Andalucía (Ifapa) ha impartido estos días en La Mojonera (Almería, España) unas interesantes charlas sobre el control biológico, ese estandarte de la agricultura protegida del sureste español. Me voy a detener en un aspecto muy concreto, un poco técnico – pero habida cuenta del perfil de los lectores de este blog – oportuno y pertinente.

La investigadora Mª del Téllez estudia, junto a otros profesionales de este centro, los efectos secundarios de las aplicaciones de fitosanitarios sobre la fauna auxiliar, es decir, cómo los químicos autorizados afectan a la vida de los bichos que usan los agricultores para frenar las plagas y enfermedades. El ‘orius’ y el ‘swirskii’ son los insectos protagonistas de estos trabajos. Se analiza si determinado producto fitosanitario produce una mayor o menor mortandad en el enemigo natural, si se recupera y reproduce y, por tanto, es inocuo; o si por el contrario, es tóxico.

Hasta aquí bien. No hay mucho más que comentar. Pero lo llamativo de su charla fue cuando abordó otros mecanismos de defensa distintos a los agroquímicos, en este caso los fortificantes. Téllez explicó que no hay una normativa que obligue a las casas de fortificantes a hacer ensayos sobre las posibles secuelas o no que producen en los insectos auxiliares de la agricultura. Apeló a que las empresas que los comercializan debieran hacer dichas pruebas, pero no se hacen. Y esos productos son cada vez más usados. Y más publicitados. Pero sus efectos sobre el control biológico nadie los conoce. ¿O hay algún lector que sí?

Imagen

Fortificants and biological control

The Agrarian and Fishing Institute of the Andalusian Government(IFAPA) has given these days in La Mojonera (Almeria, Spain) some interesting talks on biological control, this standard of the Spanish Southeast protected agriculture. I am going to stop on a very specific aspect, a bit technical but, given the readers of this blog’s profile, timely and relevant.

The researcher Maria del Tellez studies, along with other professionals in this center, the side effects of the phytosanitary applications on wildlife assistant, i.e. how authorized chemicals affect the life of the bugs that farmers use to stop plagues and diseases. The ‘orius’ and the ‘swirskii’ are the insects responsible of these works. It is analyzed whether a particular phytosanitary product produces greater or less mortality in the natural enemy, if it recovers and reproduces, and therefore, it is harmless, or on the contrary, is toxic.

So far so good. There is not much else to say. But the striking of his talk was when she addressed other defense mechanisms than those chemicals, in this case the fortificants. Tellez explained that there is no legislation that forces fortificant companies to do tests on possible sequels or not that they produce in auxiliary insects of agriculture. She appealed to the companies that commercialize them that they should do these tests, but they do not. And these products are increasingly used. And more publicized. But nobody knows their effects on biological control. Or is there any reader who does?

0
Veces compartido

Acerca del Autor

joseantonioarcos

Licenciado en Periodismo por la Universidad de Navarra; licenciado en Ciencias Políticas y Sociología por la Complutense de Madrid, con título de experto en Unión Europea. Periodista especializado en información agrícola.

Entradas Relacionadas

0 Comments

  1. Avatar
    entomofilico

    No se conoce su efecto sobre la fauna auxiliar, ni su composición -que mucho me temo que varía más de lo deseable-, ni su verdadera efectividad. Las lagunas legales y las urgencias por satisfacer las exigencias -que yo calificaría de meros caprichos- de los supermercados alemanes han provocado la proliferación de este tipo de productos, que son utilizados por los agricultores y recomendados por los técnicos sin ton ni son. Desde el caso Fabra todos barruntamos como funcionan los registros de productos en Madrid; y si los expedientes podían agilizarse tratándose de químicos de síntesis sujetos a una férrea legislación, no quiero ni pensar lo que se puede hacer con estos productos mal llamados ecológicos.
    Por otra parte hay que analizar como está el mercado de insectos auxiliares. La guerra de precios entre los fabricantes propició el descenso de los costes para los agricultores a costa del margen comercial de los OCBs, que -desaparecidas las subvenciones- ya no representan ganancia alguna para la distribución. El dinero está -como ha estado siempre- en las “garrafas”, esta vez rellenas de fitofortificantes o extractos que -dada su limitada eficacia- hay que aplicar de forma continua. Si ponemos en la balanza los margenes de insectos auxiliares y los de estos productos biológicos -absolutamente escandalosos- no hay color; esta vez la “ecología” resulta mucho más rentable para el almacén.
    Así que, tras los primeros años de euforia, en pepino y berenjena apenas se sueltan auxiliares; y son contados los cultivos de sandía o melón donde este año se ha utilizado al otrora fundamental Amblyseius swirskii. Incluso ya hay quien habla -y no solo habla- de eliminar el Orius de los cultivos de pimiento, para poder tratarlos con más libertad…
    La postura oficialista será distinta, pero a mi me parece que no corren buenos tiempos para el control biológico bajo los plásticos de Almería… Veremos.

    Responder
    1. joseantonioarcos
      joseantonioarcos

      Magistral, como siempre, tu comentario, amigo. A tenor de tus palabras no es difícil imaginar dónde está tu quehacer diario. En el invernadero, junto a los agricultores.
      Solo quería apuntar un aspecto que también se refirió en esta jornada del Ifapa, aunque de modo colateral y al que tú haces alusión. La desaparición de las subvenciones ha provocado esta campaña que está a punto de terminar un descenso del número de hectáreas con control biológico. Como perfectamente dices, la postura oficialista lo negará o bien dirigirá la atención mediática hacia otro asunto. Y es que la postura oficialista es quien da los dineros y cuando no hay dineros que dar – y los resultados de marketing político no salen todo lo bien que se esperaba – es mejor vender la propaganda por otro sitio. Gracias a Dios existen blogueros y blog, voces y lugares independientes donde poder expresarse con total libertad. E independencia.

      Responder
  2. Avatar
    Jesús Rincón Amat

    Tienes razón Jose Antonio, mucho cuidado con ciertos fitofortificantes, que me lo digan a mí o alguna empresa de bichos que conozco!!!

    Responder
  3. Avatar
    Antonio Lopez Manzano

    Fitofortificantes igual a estafa ,este año he utilizado un montón de inventos ,productos que supuestamente valen para muchas cosas y sin embargo según la etiqueta son estractos vegetales.Esto puede ser como en los alimentos, cuando utilizan aceites vegetales ,que luego resultan ser por ejemplo:aceite de coco o palma, aceites muy perjudiciales para la salud,lo que si es seguro es que cuando acaba el año te gastas mas dinero y tienes los mismos problemas o incluso mas,¡CUIDADIN,CUIDADIN!

    Responder

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *