Header-El Plantel 728×90
CABECERA BIOSUR TRIP-SOIL

Entomofilico responde

CABECERA AGROLINER INTEGRATE

Tras superar mi “alter ego” la gripe estacional que para los técnicos de cooperativa suponen las auditorías anuales de certificación, vuelvo a tener tiempo para satisfacer la petición pública del amigo José Antonio Arcos. No es éste foro de profundidades técnicas y científicas, así que trataré de ser simple y concreto.

swirskii en pepino

En la empresa donde trabajo decidimos – y fue una decisión conjunta de gerentes, comerciales, técnicos y agricultores – apostar por el control integrado de plagas en el cultivo de pepino desde el año 2007, después de aquellos incidentes con insecticidas ilegales que marcaron un antes y un después en nuestra agricultura. Ocho años más tarde, tras más de un error y algún que otro desastre, hemos logrado implantarlo con éxito en toda nuestra producción de pepino. Dejando aparte otros detalles, las claves para lograrlo han sido fundamentalmente tres: la suelta temprana del Amblyseius swirskii, la utilización exclusiva de fitosanitarios que verdaderamente respeten al ácaro depredador y el manejo integrado del mildiu de las cucurbitáceas, la peor enfermedad de los pepinos almerienses.

suelta de swirskii

En pepino, el momento en que introducimos al Amblyseius swirskii en el cultivo es clave para evitar los daños por trips. Los trips que doblan nuestros pepinos en enero y febrero tienen su origen en los primeros trips invasores que llegaron a nuestro invernadero en noviembre; dos meses después, la descendencia de aquellos pocos adultos se convierte en una gran plaga que acabará arruinando nuestro rebrote. La única manera de controlar a la descendencia de esos invasores de noviembre es que los A. swirskii estén esperando a sus crías en el cultivo apenas nazcan; por eso colocamos los sobres entre la tercera y la quinta semana después de la plantación, cuando la planta tiene poco más de un metro de altura. Antes de colocar el sobre es necesario utilizar insecticidas que controlen las primeras entradas de mosca blanca, lo que –junto con la hermeticidad y la captura masiva con placas pegajosas– minimizará la incidencia de virosis; pero los productos utilizados han de ser poco persistentes y/o respetuosos con el ácaro depredador, para que no interfieran con la instalación del A. swirski.

fase de instalación

Pero la instalación del A. swirskii con las temperaturas bajas y los días cortos del invierno es lenta, muy lenta; durante todo el invierno solo veremos un par de ácaros por hoja, tratando de encontrar alguna presa que llevarse a la boca. Así que durante dos meses tenemos que cuidar a estos pocos ácaros, seleccionando insecticidas y fungicidas que no les afecten. Además de los fitosanitarios de síntesis, tendremos que tener mucho cuidado con los extractos vegetales y fitofortificantes; la inmensa mayoría de ellos afectarán a los ácaros depredadores y muchos acabarán con toda esa pequeña población de A. swirskii. Es tan difícil integrarlos que no tengo más remedio que decir que en los cultivos de mi empresa apenas usamos estos mal llamados “productos ecológicos”. Cuando en febrero el tiempo mejore y comiencen a alargar los días, debemos ayudar al A. swirskii capturando masivamente adultos de trips con trampas pegajosas, e incluso muchas veces será necesario reforzar la población invernal con una nueva suelta de ácaros.

SONY DSCAdemás, siempre tendremos el reto de controlar el mildiu de las cucurbitáceas sin utilizar el mancoceb. Actualmente existe una amplia gama de productos antimildiu que no incorporan el mancoceb en su composición; pero además de seleccionarlos y aplicarlos adecuadamente, es imprescindible integrarlos con medidas culturales y agronómicas que dificulten la aparición y progresión de la enfermedad. La presencia de agua líquida sobre las hojas del cultivo es imprescindible para la aparición y el desarrollo de este hongo, y eso es precisamente lo que debemos de tratar de evitar. El uso de dobles techos plásticos, combinados con un buen manejo de la ventilación y el riego, reduce el riesgo de mildiu y la necesidad de tratamientos; no solo se trata de evitar la lluvia y el goteo de la cubierta con el doble techo, también debemos impedir la condensación de agua sobre las hojas, ajustando el riego y ventilando el invernadero. Durante estas últimas tardes, cuando cruzo el mar de plástico de vuelta a casa  – en manga corta y con las ventanillas del coche abiertas – me pregunto qué demonios hacen muchos agricultores cerrando las bandas de sus invernaderos de pepino. Nos quejamos del calor del día y de la falta de frío por la noche, pero cerramos a cal y canto nuestros invernaderos de pepino cargando nuestros cultivos de humedad; la semana siguiente sufriremos los ataques de mildiu, nos quejaremos de la poca eficacia de los fungicidas y maldeciremos al swirskii

Estos son los puntos básicos que quise transmitir en una presentación densa, quizás – como apuntó acertadamente José Antonio – demasiado densa para el no especialista en este tema… Afortunadamente, la Fundación Cajamar recoge todas las ponencias en su página web, así que aquí puede descargarse mi presentación y visionarse cuantas veces se quiera un vídeo de la misma. Si me permites la broma amigo José Antonio, espero que ahora, que puedes detenerme cada vez que quieras con solo pulsar la pausa, no te importe que realizara mi exposición demasiado rápido…  Cosas del directo y sus limitaciones con el tiempo, ¡qué te voy a contar!

Acerca del Autor

joseantonioarcos

Licenciado en Periodismo por la Universidad de Navarra; licenciado en Ciencias Políticas y Sociología por la Complutense de Madrid, con título de experto en Unión Europea. Periodista especializado en información agrícola.

Entradas Relacionadas

0 Comments

  1. Avatar
    Isabel

    Muchisimas gracias José Antonio por compartir tal clase magistral de Entomofilico. Sin duda todos los dias aprendemos, quien me iba a decir que precisamente al bichito que tanta alergia le tengo, tiene capacidad curativa aplicable a otras plagas. Desconozco si es mismo tipo de ácaro pero bienvenido sea.

    Responder
    1. Avatar
      Miguel Ángel Padilla Vargas

      Buenas tardes, Isabel. Entiendo que padeces alergia a los ácaros del polvo y no entiendes qué hacen en tu casa si no han sido invitados… jajaja. Aunque esos bichitos pueden inducir alergias cruzadas -en escasas ocasiones- yo te diría que estés tranquila. Pertenecen a familias completamente distintas; los del polvo son microscópicos y se alimentan sobre todo de restos de nuestra piel y animales domésticos, y los que menciona Entomofílico los puedes ver a simple vista y son depredadores que puedes ver correteando por hojas y flores buscando víctimas. Sólo conozco un caso de un agricultor al que A. swirskii le produce dermatitis alérgica. Nada que ver unos con otros.

      Entomofílico, me ha parecido un artículo excelente que hace sencillo de entender algo que no lo es tanto. Seguro que la ponencia será ahora mucho más digerible.

      Responder
  2. Avatar
    paco

    Hay una parte del comentario que me hace mucha gracia que yo tambien llevo tiempo preguntandome y no solo en pepino entomofilico que hacemos cerrando las bandas y ventanas con el tiempo que hace las plantas son seres vivos y necesitan respirar y renovar el aire un porcentaje amplio de los ataques de hongos son provocados por el mal uso de la ventilacion, por muchos tratamientos que se den no se solucionara el problema , yo no entiendo mucho de cultivar pepinos , pero alguna vez entre en algun invernadero de pepino de invierno y el ambiente era insoportable un olor a zorruno irrespirable ,, entomofilico eres un crack …..

    Responder

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *