Header-El Plantel 728×90
CABECERA BIOSUR TRIP-SOIL

Regantes de El Ejido no quieren la desalación por decreto

CABECERA AGROLINER INTEGRATE

Indice-Proyecto-Investigación

Hace varias noches un grupo de comuneros de El Ejido nos invitaban a Ana y mí a asistir a una de las reuniones periódicas que celebran desde que Solponiente se quedase sin agua el mes pasado. Aunque el problema está puntualmente solucionado y hay abastecimiento y presión; sin embargo, persiste un temor. Que una vez pasadas las Navidades y la desaladora de Balerma esté a pleno rendimiento, se vean obligados a usar el agua desalada sí o sí. Y casi como único recurso.

Esa noche solo habían sido convocados unos pocos comuneros para tratar el tema del Facebook que se iba a lanzar, pero me mostraron fotos de noches atrás en las que se contabilizaban más de un centenar de agricultores. En un principio pensé que se trataría solo de regantes de Solponiente, pero no. Había también de La Unión de todos y de otras comunidades de la zona de Las Norias. La preocupación por el problema del agua es máxima, sobre todo, con el sobrecoste que supondrá regar con agua desalada.

La diferencia de precio es abismal. El metro cúbico de agua desalada casi triplica el precio que pagan hoy día por el agua estos productores. Si se mezcla con otras aguas, evidentemente baja el precio; pero sigue siendo muy superior al que habitualmente están acostumbrados a pagar los agricultores del Poniente almeriense. Y claro está, la agricultura intensiva maneja unos márgenes de rentabilidad tan estrechísimos que un aumento de varios dígitos porcentuales en el precio del agua tambalea hasta al más valiente. No hay mucho margen de maniobra, así que un agua encarecida sitúa al sector en una posición muy complicada.

Noticias-periódicos

Proyecto-agua¿Y qué es lo que quieren estos comuneros? ¿Para qué se reúnen? Buscan alternativas a la desalación. Que el agua desalada sea la última opción, no la primera, como temen. Y creen que una vez esté la desaladora de Balerma con el abastecimiento eléctrico que requiere, entonces la desaladora no tendrá como principal cliente al consumo humano (como se predijo en sus inicios) sino al regante. Y el agricultor – o al menos algunos de ellos – no quiere ser quienes sufraguen la obra casi faraónica de la desaladora.

Proponen una medida más barata y que ha estado de cajón en cajón en las Administraciones desde hace muchos años. Quieren agua de la presa de Rules (Granada), una parte de la que se tira al mar. La canalización para unir dicha presa, según estos comuneros, serían tan solo 29 kilómetros. Una inversión muy inferior a la que se ha desembolsado en la desaladora de Balerma.

Estos comuneros que veis en las imágenes se acaban de constituir como asociación. Su nombre, Aguas Solidarias. Proponen también un estudio científico sobre el acuífero, un estudio serio y riguroso alejado de polémicas políticas y partidistas. Y si es necesario, sellar aquellos pozos que filtren agua marina.

Un último mensaje muy gráfico me transmitieron. Un mensaje que seguro que entenderéis todos: estos comuneros no quieren tener como hipoteca una desaladora.

Las hipotecas para la casa y para la finca. No para una obra ministerial.

Posdata: Hoy tengo quizá la posdata con más contenido de las que he escrito en mucho tiempo. Los pozos de Bernal en El Ejido siguen suministrando agua a la ciudad de Almería. Entonces, ¿para qué la capital quiere una desaladora que está muerta de risa? Una desaladora casi inutilizada y, sin embargo, se continúa importando el agua de un municipio agrícola que demanda esa agua para sus cultivos. ¿Alguien entiende el entuerto?

Comuneros-Matagorda

Acerca del Autor

joseantonioarcos

Licenciado en Periodismo por la Universidad de Navarra; licenciado en Ciencias Políticas y Sociología por la Complutense de Madrid, con título de experto en Unión Europea. Periodista especializado en información agrícola.

Entradas Relacionadas

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *