PIMIENTO TARDIO DALIAS
Header-El Plantel 728×90
Header-El Plantel 728×90
CABECERA TRICHODEX BIOPROTECCION

Recorriendo el Danubio y Serbia en bicicleta

CABECERA AGROLINER INTEGRATE

IMG_1576

No solo el hombre agrícola vive del agro, también hay que descongestionar cuerpo y mente con otras temáticas. Por lo menos de tanto en tanto. Por ejemplo, ¿a quién no le gusta viajar? Mi buen amigo y compañero de profesión César Ferrero – quien en su día nos relatase en el blog madre en un bellísimo post su viaje al corazón de África, Tanzania – me llamaba anoche desde Madrid, donde ahora reside, para contarme otro viaje muy especial. Este verano recorrió Serbia en bicicleta. Así que le propuse que volviese al blog para que nos contase a todos por aquí cómo fue ese pedaleó a orillas del Danubio.

—————————–

IMG_1471

Este verano apetecía bicicleta y salir de casa, y lo conseguimos. Entre los sábados 4 y 11 de julio nos juntamos un soriano (Mario), un asturiano (Ángel) y dos donostiarras (David y César), y decidimos tirar para Serbia, un país nuevo para todos. Decidimos seguir las aguas del río Danubio hacia el este, en el tramo que va desde Belgrado (centro del país) y Negotin, muy cerca de la frontera con Bulgaria. Sobre el papel, unos 350 kilómetros que fueron unos pocos más; el día que más –el primero- casi llegamos a 100, el que menos apenas superamos los 50. Habíamos leído que pasaríamos por algunos de los parajes más espectaculares del gran río, y así fue.

IMG_1484

Este sector forma parte de la Ruta Ciclista del Danubio (es más bonito en serbio: Dunavska Biciklisticka Ruta), que prácticamente calca los casi 2.900 kilómetros del mayor río de la UE desde su nacimiento en la Selva Negra alemana hasta desemboca en Constanza (Rumanía), pasando además por Austria, Eslovaquia, Hungría, Croacia, Serbia y Bulgaria. Más ampliamente, el camino del Danubio se engloba en la gran vía ciclista EuroVelo 6, que va del Atlántico (Nantes, Francia) a Constanza a lo largo de 3.650 kilómetros. Así que recorrimos… una décima parte.

IMG_1412Nos encontramos en Barcelona y volamos desde allí a la capital serbia. Habíamos reservado las bicis por Internet en una tienda de Belgrado. Casi todo el resto de la equipación sí lo llevábamos nosotros, por ejemplo las alforjas. En general juntábamos mucha más tradición ciclista que forma física actual. Fueron cinco días de pedaleo, durmiendo en una casa de campo, un par de hotelitos y apartamentos privados, todos preacordados desde España. Y para devolver pilotos y máquinas a la gran ciudad -que por cierto tiene su atractivo-, retornamos en autobús desde Negotin. Porque en Serbia, si hay sitio, ¡te dejan meter las ‘jacas’ en el maletero, apiladas!

IMG_1512-001Los paisajes del Danubio fueron cambiando en nuestro pequeño ‘tour’. Los dos primeros días (de Belgrado a Veliko Gradiste, unos 140 kilómetros) consistían en salir de la urbe –lo que tiene su miga- y surcar zonas pantanosas muy buenas para las aves acuáticas. Buena parte de este sector iba por camino de tierra, por encima de un dique que bordeaba el río, y que con el calorazo y la falta de costumbre nos machacó bastante y nos regaló el dicho “el dique nos mandó a pique”. Casi todo el tramo va por la orilla norte, hasta que en Stara Palanka coges un pequeño ferry que definitivamente te lleva a la orilla sur.

IMG_1557De ahí en adelante, durante 135 kilómetros el Danubio se estrecha en un precioso cañón parecido a los Arribes del Duero, las Puertas de Hierro: nuestro borde sur, más rural, era el parque nacional serbio de Derdap; la orilla norte –mucho más industrializada- es Rumanía. Fueron nuestras etapas tercera y cuarta, entre Veliko Gradiste y Kladovo. La anchura va de un par de kilómetros a apenas 150 metros, y pasas por el llamativo castillo de Golubac (encaramado a la roca) o el enorme y moderno relieve en roca del rey dacio Decébalo, que se ve en el lado rumano y presume de ser el mayor de Europa. Y la quinta y última etapa (Kladovo-Kovin) surca sobre todo tierras de campiña.

¿Dificultades? La ola de calor en pleno julio, que a partir del segundo día nos invitó a madrugar lo máximo posible (a las 4.30 horas había amanecido). Menos entrenamiento previo del deseable. Viento tremendo en la última etapa. Y algún puertecillo, corto, pero matador con las alforjas, pese a que se trata de un recorrido eminentemente llano. ¿Facilidades? Casi todo lo demás. Los paisajes, la buena señalización, la simpatía en general de los autóctonos, los precios bajísimos, las bromas constantes, las pivos (cervezas) en obligada abundancia, los baños diarios en el Danubio. Si podemos, algún año seguiremos camino.

IMG_1652

IMG_1413

IMG_1719

IMG_1713

IMG_1691

IMG_1720

Acerca del Autor

Ana Rubio

Fotógrafa agrícola y redactora en joseantonioarcos.es

Entradas Relacionadas

2 Comments

  1. Avatar
    ati

    Hola, yo y mi novia vamos a ir a Belgrado en octubre, y queremos alquilar bicicletas para hacer un trayecto largo, hasta Pirot por ejemplo. Si me podrían decir algo se los agradecería mucho, mi correo es atiurbina@gmail.com. Gracias un Saludo.

    Responder
  2. Avatar
    ELENA MAYORGA

    Hola! pensamos ir a Serbia en Junio, me podríais pasar la dirección donde alquilásteis las bicicletas en Belgrado, gracias!

    Responder

Leave a Reply to ELENA MAYORGA Cancel Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *