TOP BANNER VILMORIN
Header-El Plantel 728×90
Header-El Plantel 728×90
CABECERA Pepinos Syngenta

I+D al estilo Murcia

CABECERA AGROLINER INTEGRATE

Estacion-metereologicaA veces la investigación vive lejos. Habita en el laboratorio, pero no llega al huerto o al invernadero. O cuando llega es tarde. También a veces la investigación agrícola aborda asuntos que preocupan a unos pocos. Y no a una mayoría. Incluso a veces la investigación del agro anda más preocupada por encontrar fondos que por tratar un tema a fondo (…). Pero otras muchas veces la investigación vive al lado, pareja al agricultor. Esto lo llaman transferencia. Y se añade lo de conocimiento. Y a veces las cuestiones que se investigan afectan a una mayoría de agricultores, proponiendo en sus resultados posibles soluciones a los problemas que les preocupan. Y cuando se dan estas circunstancias puede ocurrir que sea el propio sector el que ponga los fondos necesarios para que el científico solo se preocupe de investigar y no de rellenar papeles para solicitar ayudas y subvenciones. Estos días en Murcia he conocido un ejemplo de esto último. Un centro de investigación sufragado por las propias cooperativas y que investiga lo que los agricultores de éstas piden. Y una vez se obtienen resultados, éstos se vuelcan en el campo en cuestión de días o pocas semanas.

Alcachofas
Os estoy hablando del Centro de Demostración y Transferencia Agraria – CDTA El Mirador, situado en la región de Murcia. En una de las imágenes aparece su director técnico, Pedro Mínguez, que amablemente nos guió a Ana y a mí por unas instalaciones construidas por la Consejería de Agricultura y Agua de esta región, en unos terrenos de propiedad municipal (San Javier) y cuyo presupuesto es sostenido principalmente por tres comercializadoras, como son SAT San Cayetano, El Gregal y Hortamira. Y son los agricultores de estas empresas los que deciden qué se tiene que investigar en este centro experimental murciano.

“La transferencia luego es inmediata”, explica Mínguez, mientras nos describe varios proyectos que ya están llevando a la práctica productores de estas tres empresas.

En la dirección técnica de este centro participan los técnicos de dichas comercializadoras, junto a miembros de la Consejería, de la OCA de Torre Pacheco y del IMIDA.

Pedro-Mínguezwse-LITE
El sistema de fertirriego de Wise

En la finca estaban instalados varios equipos de la firma almeriense Wise Irrisystem, tanto en el cultivo de apio al aire libre – a punto de ser recolectado – como en el de pimiento, ya en invernadero y tras un trasplante efectuado recientemente.

“El Wise Lite aporta datos en tiempo real de parámetros muy importantes como la temperatura o la conductividad, facilita mucho el trabajo para saber cómo regar bien hasta el punto de que no me imagino realizar el riego a partir de ahora sin la información que aportan los sensores de Wise”, comenta Pedro Mínguez.

Uno de los equipos Wise Lite estaba instalado en la calle. Cultivo de apio que sería recogido al día siguiente. Añade Pedro que un grupo de agricultores de las empresas que constituyen el CDTA ya han empezado a funcionar con estos sistemas de fertirriego de precisión.

Linde-dioxido-de-carbono

Un método barato de aporte carbónico

Me sorprendió también la inyección del CO2. En otras ocasiones en el blog se ha debatido sobre el coste que supone y sobre la lentitud de su posible amortización. Pues bien, Pedro Mínguez me describió un sistema de bajo coste, asequible para muchos bolsillos, y basado en las gomas y goteros que ya usa de por sí el agricultor.

Mínguez sale retratado junto a una sonda de lectura de CO2 en uno de los invernaderos de pimiento de la estación (donde se ensayan numerosas variedades). El CO2 se inyecta a través de una electro-válvula, utilizando mangueras de 16 mm y goteros autocompensantes y antidrenantes. Se aprecia en otra de las instantáneas.

gotero-para-el-co2

“Es un sistema infinitamente más económico que el modelo holandés y ya hay agricultores de la zona que han empezado a emplearlo”, afirma el responsable técnico del centro, que habla de aumentos de la producción de entre un 20-25%.

Y nos ponemos a hacer números. Mínguez sostiene que este modelo de aporte de CO2 low cost es muy rentable, ya que “se consiguen beneficios netos de 1 euro, 1,20 euros e incluso 1,5 euros, según la variedad de pimiento”. De este modo, el coste de producción de una finca con CO2 (incluyendo amortizaciones y otros gastos) estaría en las últimas campañas en torno a los 1,09 euros con unos ingresos por otro lado, y según los años de referencia, situados en unos 2,25 euros. De ahí, la tabla de beneficios que defendía Pedro Mínguez.

En este centro el equipo técnico realiza reuniones semestralmente. La próxima de ellas se llevará a cabo en enero y el tema a tratar será decidir qué cuestiones del cultivo al aire libre, que preocupan a los agricultores, serán las investigadas. En la reunión de julio se decidirán los campos, relativos a la campaña de otoño-invierno, que se dedicarán a la I+D.

Brocoli

Acerca del Autor

joseantonioarcos

Licenciado en Periodismo por la Universidad de Navarra; licenciado en Ciencias Políticas y Sociología por la Complutense de Madrid, con título de experto en Unión Europea. Periodista especializado en información agrícola.

Entradas Relacionadas

1 Comment

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *