Header-El Plantel 728×90
Header-El Plantel 728×90
CABECERA salads Syngenta
Entre Gualchos y Castell de Ferro. Enclaves granadinos donde perderse

Entre Gualchos y Castell de Ferro. Enclaves granadinos donde perderse

Divisor post Nuevo logo

Arranca hoy domingo la primavera y está Andalucía entera abierta a ser redescubierta una y otra vez. Como una noria gigante desde cuyo balcón se fascinan los ojos del viajero. Ojos que han de ser curiosos, si lo que se quiere es ver más allá de lo aparente.

playa de Castell de Ferro costa de Granada AndalucíaCastell de Ferro costa de Granada Andalucía Mar Mediterráneo
En la costa de Granada hay pueblos fascinantes, arrimados al mar, con cerros en cuyos caminos hay miradores naturales cada pocos metros. Uno de estos lugares está al abrigo de la playa de la Rijana, en cuyo recorrido las cabras montesas se dejan ver a casi cualquier hora del día. Hacia levante de esta cala se encuentra el pueblo de Castell de Ferro. En su playa aún se cuentan media docena de pequeñas embarcaciones. Tradición milenaria pesquera que se envuelve en la más reciente agrícola de invernadero. Castell mira al mar, hasta los pepinos de sus plásticos arriman los tallos hacia el Mediterráneo en esa búsqueda de luz, brisa y remanso de paz.

Gualchos Alpujarra de Granada
A solo unos pocos kilómetros hacia el interior está la villa de Gualchos. En realidad Castell y Gualchos conforman un mismo municipio, aunque el olor de las calles del primero es a salitre y el del segundo a aire alpujarreño. Según se mire, dicen los lugareños que Gualchos es el primer pueblo de La Alpujarra, si se mira hacia la serranía, o el último de la misma, si la mirada se gira hacia el sur.

Gualchos Alpujarra de Granada
Gualchos es un lugar tranquilo. Visualmente de aire andaluz, con esos detalles que atraen a algunos bohemios que se dan cita en el bar de la plaza a tomar unos vinos de la Contraviesa. Gualchos me recuerda en su tranquilidad – que roza la armonía – al pueblo almeriense de Felix, esculpido también sobre la montaña y con vistas envidiables a Aguadulce y a la bahía de Almería. Pero este pequeño pueblo granadino además me recuerda al malagueño de Frigiliana, situado en la Axarquía y perteneciente a la Sierra de Tejeda, Almijara y Alhama que conserva en sus calles blancas y con flores los vestigios de la tradición morisca. Desde Frigiliana, al igual que desde Gualchos y Felix, se respira el azul del Mediterráneo. La mayor diferencia está en los turistas, abundantes en Frigiliana y casi inexistentes en Gualchos y Felix.

Gualchos Alpujarra de Granada Castell de Ferro
Esa ausencia de turistas resta activos económicos a los moradores de estos pueblos por los que parece que no pasa el tiempo; sin embargo, son un reclamo para quienes buscan magia y encanto en un mundo tan sobreexplotado como el actual.

calles blancas y moriscas de Gualchos pueblo andaluz de la Alpujarra granadinaEn Gualchos se puede pasear por sus calles sin sentir la respiración humana. Solo salen al encuentro algunos gatos y afinando el oído pueden hacerse escuchar otros animales, como cabras y ovejas. Pequeños rebaños que pastan alrededor del pueblo en parajes de almendros donde nadie puede inquietar al ganado. Las cabras en Gualchos deben pensar que el mundo es una burbuja detenida, sin peligros que puedan acechar esa deliciosa cotidianeidad.

cabras y ovejas pastando en la Alpujarra de Granada Gualchos

Sobre el autor

joseantonioarcos

Licenciado en Periodismo por la Universidad de Navarra; licenciado en Ciencias Políticas y Sociología por la Complutense de Madrid, con título de experto en Unión Europea. Periodista especializado en información agrícola.

Noticias relacionadas

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Newsletter

Regístrate en el newsletter y recibirás nuestras noticias cada semana.