Header-El Plantel 728×90
Header-El Plantel 728×90
CABECERA salads Syngenta
Cuaderno de campo. ¿Mejora organizacional o nueva carga para el agricultor?

Cuaderno de campo. ¿Mejora organizacional o nueva carga para el agricultor?

Divisor post Nuevo logo

Alhóndiga La Unión y Fundación Cajamar celebraban hace pocas tardes en la Estación Experimental de Las Palmerillas, en El Ejido (Almería), una jornada sobre aplicaciones móviles en el mundo de la agricultura y sobre el software que La Unión ha adquirido de la firma Hispatec para gestionar de un modo efectivo el cuaderno de campo que han de cumplimentar sus agricultores.

App aplicaciones móviles en la agricultura
Las App del agro

Se describió la creciente utilización de smartphone por parte de los productores, un mayor empleo en usuarios de una media de edad de 42 años, mientras que son los agricultores mayores de 50 años los menos intensivos en telefonía móvil.

Entre las aplicaciones móviles (App) destacar la del Portagrano o vademécum de las semillas hortícolas; la de los precios hortícolas de FHAlmería; una más reciente también sobre esta temática, una App implementada por el Observatorio de Precios; aplicaciones relacionadas con la meteorología; el segmento de los fertilizantes; la sanidad vegetal; las alertas fitosanitarias (RAIF); la citricultura; o el control biológico.

Rafael Ferrer Hispatec Cajamar tecnología agricultura
Hispatec y su gestión integral de la explotación agrícola

La segunda parte de la jornada estuvo dedicada a conocer de mano de Rafael Ferrer el software ERPagro de Hispatec, un paquete recientemente adquirido por La Unión.

Esta compañía tecnológica tiene un completo producto que responde a la nueva normativa nacional que obliga desde 2014 a los agricultores a llevar al día un cuaderno de campo sobre su explotación. Después de oír de voz de Rafael Ferrer todos los nuevos requisitos que tiene que cumplimentar el agricultor sobre aquello que ocurre en su finca, lo primero que pensé es que el productor necesita a una persona dedicada y contratada para ese empeño, pues se antoja muy laborioso e incluso tedioso lo que exige a partir de ahora la Administración, vía ley. Más allá de que el cuaderno de campo suponga una ventaja para la mejor gestión, organización y conocimiento de la explotación (se puede saber rápidamente si la finca es rentable, ya que se tienen los datos de los costes totales y de la producción), es también incuestionable que supone una nueva carga para el agricultor. ¿O no? Recordando los informes de la Fundación Cajamar, esos que suele presentar David Uclés en el edificio Las Mariposas y que subrayan que en términos reales los precios hoy día son los mismos que hace varias décadas, la verdad es que se augura un futuro complejo para todo aquel que quiera hacerse agricultor. Obligaciones todas, cada día más; pero a cambio los precios que se pagan por los productos por los que el agricultor es agricultor son los mismos (sin considerar la inflación) que los que había en los años 80. Ya no es igual que en los tiempos de mis abuelos, donde para llevar un invernadero solo hacían falta ganas de trabajar y un par de buenas manos sanas para tan noble tarea. Ahora ser productor requiere de obligaciones equivalentes a las de cursar varias carreras universitarias. ¿No está la balanza descompensada?

cuaderno de campo Alhóndiga La Unión en la Estación Experimental de Las PalmerillasEstructura del cuaderno de campo

Para comprender todo lo anterior paso a enumerar sin entrar en detalle los grandes apartados en los que se divide el cuaderno de campo, esa nueva tarea a la que está obligado a dar respuesta el agricultor.

  • Información general.
  • Identificación de las parcelas agrícolas registradas. Superficie cultivada (hectáreas). Especies/variedades. Secano/regadío. Aire libre/protegido. Producción integrada. Características de las parcelas cultivadas. Puntos de captación de agua (coordenadas, distancias…).
  • Tratamientos fitosanitarios. Órdenes o recomendaciones (recetas) de tratamientos. Aplicaciones. Justificación del tratamiento. Plaga objeto del tratamiento. Fases en las que se aplica (trasplante, durante el desarrollo del cultivo o en la poscosecha).
  • Análisis. Tipo de muestra (suelo, foliar…). Materia. Cultivo muestreado. En qué laboratorio. Sustancias activas detectadas.
  • Tipo de muestreo. Localización puntos del muestreo. Área muestreada. Frecuencia.
  • Operaciones culturales. Poda. Aclareo. Limpieza. Uso de maquinaria para control de costes. Registro de labores de maquinaria para control de costes.
  • Recolección. Cantidades. Clasificaciones. Calibres. Cosecha comercializada.
  • Fertirrigación. Intervalo. Parcela. Sectorización. Especie.
  • Documentación anexa. Facturas fitosanitarios. Contratos fitosanitarios. Certificaciones de inspecciones de plaguicidas. Justificantes. Envases. Albaranes.

Alhóndiga La Unión Las Palmerillas Cajamar El Ejido AlmeríaTeniendo en cuenta la complejidad que supone llevar al día toda esta nueva documentación, empresas como Hispatec han desarrollado un software para agilizar en la medida de lo posible un entramado burocrático bastante difícil de simplificar. También los organizadores de la jornada, entre los que se sumaba Alhóndiga La Unión, buscaban con este evento ofrecer una sesión informativa dirigida a técnicos y agricultores.

Sin lugar a dudas a partir de ahora el cuaderno de campo va a ser una de esas cuestiones de actualidad que ocupe el interés y la preocupación de miles de agricultores. Vayamos poco a poco y ojalá que la Administración sea flexible en los tiempos, siendo permeable ayudará al agricultor a sumarse a esta nueva obligación. De ella, de la Administración, dependerá que el cuaderno de campo sea solo una mejora organizacional o se convierta sobre todo en una nueva carga para el productor.

técnicos agrícolas Alhóndiga La Unión

Sobre el autor

joseantonioarcos

Licenciado en Periodismo por la Universidad de Navarra; licenciado en Ciencias Políticas y Sociología por la Complutense de Madrid, con título de experto en Unión Europea. Periodista especializado en información agrícola.

Noticias relacionadas

4 Comentarios

  1. Avatar
    Ruben valero

    Me parece una medida fantástica. Tendrá trabajo pero, desde mi punto de vista, los agricultores tendrán más información sobre su explotación. Informacion es sabiduría, con información puedes tomar decisiones.

    Reply
  2. Avatar
    David Diaz

    Desde Hispatec, trabajamos en generar las soluciones que ayudan a los agricultores y a los técnicos a hacer más eficientes sus explotaciones y su negocio en general, todo ello sin dejar de lado el cumplimiento de las normativas de obligado cumplimiento. Un saludo a todos los lectores.

    Reply
  3. Avatar
    Antonio Alonso Castilla

    Y por que no llevan un cuaderno esos lumbreras,asi podriamos saber todos en que malgastan nuestros impuestos.

    Reply
  4. Avatar
    Jesús Rincón

    En ecológico hace tiempo que llevamos el cuaderno de campo donde se recoge lo que comentas ahí además de mas certificados. Imaginaos cuando me pidió a mí la inspección de la junta los cinco últimos cuadernos de campo, o el cuaderno de campo con los datos de los cinco últimos años, si no los tuviera archivados?? Y no entiendo por qué me los pidieron si ya me habían inspeccionado esos años
    De todas formas el cuaderno de la junta o de las certificadoras es poco práctico y se desperdivia mucho papel y uno que le gusta lo ecológico no se puede permitir ese derroche de papel, así que uso un formato más práctico para mí.

    Reply

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Newsletter

Regístrate en el newsletter y recibirás nuestras noticias cada semana.