CABECERA BIOSUR TRIP-SOIL

Gibraltar, una colonia anacrónica fuera de nuestro tiempo

CABECERA AGROLINER INTEGRATE

Nuestro recorrido por la provincia de Cádiz lo hemos finalizado en el campo de Gibraltar. Pateada ha quedado casi toda la provincia. La sierra de Grazalema, con la serranía de Ronda siempre majestuosa; los pueblos blancos que llevan desde Olvera hasta Arcos de la Frontera pasando por lugares tan peculiares como Bornos y su pantano; los campos de Jerez hasta la sevillana Lebrija;  en el extremo más cercano a Huelva la zona de la Algaida, con la agrícola y pesquera Sanlúcar de Barrameda; luego la folclórica Chipiona con sus invernaderos de flores y su gracejo andaluz; la bahía de Cádiz y la capital, con uno de los cascos antiguos más grandes de Europa; a partir de ahí toda la costa Atlántica, desde la isla de San Fernando, Chiclana, las infinitas playas de Conil, de Vejer (la playa El Palmar) hasta llegar a Barbate (Caños de Meca y el Faro de Trafalgar), para más tarde arribar al pueblo de los vientos, Tarifa, haciendo parada previamente en la playa y duna de Bolonia.

Gibraltar, calle del PeñónTodo lo anterior ya lo habíamos relatado en post anteriores. El último tramo, que relatamos hoy aquí, nos condujo hasta el gran mirador que hay a la salida de Tarifa, rumbo hacia el Peñón. Un lugar donde el viento es libre y sopla con toda su libertad. Enfrente está África y por ese Estrecho hueco van cruzando del Mediterráneo al Atlántico (o viceversa) los grandes navíos, cargueros mercantes. En solo unos minutos se pueden contar media docena. El goteo es incesante.

Luego viene Algeciras y su gran puerto. Aquí ya el paisaje cambia 180 grados. Parece otra provincia, cambian los colores arrebatando protagonismo a los azules, amarillos y verdes otros tonos más ocres y grisáceos, visualmente más feos. La arquitectura también da un giro inesperado, el viajero acostumbrado a maravillar su vista con la belleza estética de los pueblos del resto de la provincia gaditana tiene ahora que familiarizar su mirada a un hábitat con más asfalto y más sensación de extrarradio de gran ciudad. Y es que Gibraltar se erige como ese centro urbano en torno al que pivotan un puñado de localidades que viven a su alrededor, como La Línea de la Concepción, último territorio español antes de pisar la colonia inglesa, un lugar anacrónico en nuestros tiempos. Nuestros socios europeos, los británicos, han devuelto todas sus colonias, incluidas las asiáticas. Pero… con el Peñón algo debe de haber que escapa a las cabezas bienpensantes. No tiene ningún sentido, y lo escribo ahora después de haber recorrido el lugar, después de habernos perdido por sus calles buscando argumentos que justifiquen está pica británica en el sur de Andalucía. Y aún no he encontrado el sentido.

Peñón de Gibraltar Peñón de Giblaltar
Calle principal de Gilbraltar.
Calle principal de Gilbraltar.

Gibraltar es una gran calle con establecimientos de souvenir, de tabaco y bebidas alcohólicas a derecha e izquierda. El visitante va a comprar esos artículos, sobre todo, los dos últimos. Pero a las 6 de la tarde todas las tiendas se cierran y ese bullicio de personas y negocios desaparece. Pocos minutos después la calle queda casi desierta, incluso los pub donde poder tomar una cerveza se quedan casi vacíos. Es como un decorado con una hora británica y una trastienda extraña, cuyo propietario se afana en mantener (…).

Pudimos tomar Ana y yo una buena cerveza rubia, aunque era francesa y no inglesa, y un típico fish&chips en la plaza principal. Nos atendió un camarero de origen rumano, Sebastián, la mar de simpático y que reside en la vecina localidad de Estepona, en la provincia de Málaga. El trasiego de trabajadores hacia un lado y otro de la verja es continuo.

Os dejamos algunas instantáneas de la última colonia del mundo civilizado.

Fish and chips en Giblaltar Tomando una cerveza en Gibraltar

Plaza principal de Gilbraltar
El Peñón, en Giblaltar

Acerca del Autor

joseantonioarcos

Licenciado en Periodismo por la Universidad de Navarra; licenciado en Ciencias Políticas y Sociología por la Complutense de Madrid, con título de experto en Unión Europea. Periodista especializado en información agrícola.

Entradas Relacionadas

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *