CABECERA PIMIENTOS SYNGENTA
Header-El Plantel 728×90
Header-El Plantel 728×90
CABECERA CASI

La Europa que atisba un ecológico económico. Por Rafael Losilla

SIDE BAR 1 INFOAGRO

La demanda de productos ecológicos en la Unión Europea ha llegado al primer techo de las clases nobles. Es decir, aquellas que consumen productos orgánicos por satisfacción o por la pérdida de confianza por los productos convencionales ante tanta crisis alimentaria.

Rafael-Losilla-director-de-revista-F&H
Rafael Losilla, director de la revista F&H

Este cupo de población está cubierto y corresponde a ese cinco por ciento de los consumidores entre una cultura ecológica y un bolsillo caudaloso de euros.

Los datos que facilitará el analista Juan Carlos Pérez Mesa, profesor de Economía Agraria de la Universidad de Almería, en el I Simposio de Agricultura Ecológica organizados por Biobest, Cajamar, Coexphal y la revista F&H en el Auditorio de El Ejido los días 18-19 de mayo, es que la demanda de hortalizas orgánicas en Francia supone sobre un cinco por ciento sobre el total, y en Alemania ya se encuentra en el siete por ciento.

Cuando la penetración de los productos ecológicos superan el cinco por ciento sobre el total de la misma familia, es que el factor precio empieza a estar presente. Es por este motivo que en Alemania el total de hortalizas ecológicas ya supera el siete por ciento, y las tiendas descuento como Lidl y Aldi alcanzan una cuota de mercado del 36 por ciento en frutas y hortalizas ecológicas.

Las tiendas descuento son el formato de mayor presencia en el mercado germano, y esta realidad sólo ocurre en Alemania y en Dinamarca.

Dice el analista Pérez Mesa que en 2020 las hortalizas ecológicas supondrán un 8,5 por ciento sobre el total de las hortalizas adquiridas por las familias germanas. Estamos ante la deflación de las frutas y hortalizas orgánicas.

Nórdicos

De los mercados nórdicos se hablan como plazas ‘gacelas’ en la demanda. Pero este desarrollo esconde una realidad. Todas las cadenas suecas están trabajando para incrementar el lineal de frutas y hortalizas ecológicas a un precio más accesible.

Cuando la responsable de sostenibilidad de la cadena sueca ICA, María Smith habla de la necesidad de hacer un orgánico más económico para que un nuevo público pueda acceder al consumo, o cuando Katarina Rosenqvist, responsable del departamento de Desarrollo de Lidl habla de que quieren duplicar el número de referencias de frutas y hortalizas orgánicas en sus tiendas, es evidente que los comercios suecos quieren crecer a costa del precio, buscando la clase media, un público que depende del precio para elevar la demanda.

Es en ese momento, cuando el proyecto orgánico cambia de estrategia, y convertimos una línea de valor, en un producto de rotación, sin tener en cuenta que los costes de explotación están aún por pulir, y que producir orgánico es como mínimo un 20 por ciento más caro.

De hecho, son las cadenas con sus precios los que revierten tendencias. Dice el responsable de orgánico de la firma nórdica Futura, Siddi Johansson, que cuando el diferencial de precios entre el orgánico y el convencional es del 20 por ciento la demanda se mantiene, pero cuando alcanza el 50 por ciento la demanda se para, y es cuando las cadenas piden promociones al origen para revitalizar las ventas.

                                                                                                                                     Por Rafael Losilla

Director de la revista Frutas y Hortalizas, F&H

DIVISOR 5 GRUPO UNIQ

Acerca del Autor

Ana Rubio

Fotógrafa agrícola y redactora en joseantonioarcos.es

Entradas Relacionadas

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *