TOP BANNER VILMORIN
Header-El Plantel 728×90
Header-El Plantel 728×90
CABECERA Pepinos Syngenta

La Cartagena pirata

CABECERA AGROLINER INTEGRATE

De niña leía novelas de piratas, inspiradas en ciudades portuarias como Cartagena. Entonces no había tantos artilugios ni entretenimientos tecnológicos como hoy día. Ni el whatsApp ni las redes sociales absorbían la imaginación como ocurre en la actualidad. Entonces había espacio para la lectura, un buen libro de esos que se tocan, táctiles, hacían las delicias de los veranos. Horas de lectura que narraban historias de piratas en busca de cofres y tesoros. So pena que las generaciones actuales no conozcan de este romanticismo.

Pensamiento Plaza-del-Ayuntamiento-de-Cartagena

De adolescente proseguí con las mismas lecturas. Aventuras de piratas y capitanes de 15 años descubriendo un mundo que parecía infinito, y que atracaban sus naves en un puerto como el de Cartagena. En tascas escondidas se respiraban ambientes oscuros en los que los protagonistas de todas esas novelas tramaban el siguiente viaje a una isla que solo se podía avistar con catalejo.

Tiendas de tatuajes, callejones estrechos y retorcidos con una pequeña taberna que se perfila al final, donde casi no llega la vista. Esa atmósfera de lecturas literarias es la que José Antonio y yo pudimos recrear paseando por las calles de Cartagena. Solo hay que ponerle un poco de imaginación. Después respiramos cerrando los ojos y deseando que el aire se perfume con el aroma al mediterráneo que muere con furia en cada hueco del puerto.

Puerto-Cartagena
Puerto de Cartagena

Hay muchos detalles en todas estas calles, algunas sombreadas, otras con cierta decadencia que alimenta el misterio y que inspiran esa atmósfera pirata en una ciudad que huele a mar, sobre todo, en su casco viejo, un casco que bien pudiera ser el de un navío que cruje en cada sacudida de golpe de mar.

El puerto fortaleza de Cartagena es único en la costa mediterránea española – un auténtico fortín – que alimenta una y otra vez esa imaginación, a través de sus tabernas o sus cafés, algunos como los de la imagen, de madera (como la de los barcos) y con música en directo (como las de las cantinas piratas).

Mister-Witt-Cartagena
Mister Witt Café (Cartagena)
La-sonrisa-de-Mister-Witt
Ana-Rubio-en-Mister-Witt Carajillo--Mister-Witt

Cartagena es también historia. Sus ruinas se protegen, afortunadamente, y el arqueólogo en esta ciudad tiene terreno para usar su cincel. Cartago y Roma doscientos años antes de Cristo, Aníbal contra los romanos y a partir de ahí nuestra imaginación a volar otra vez.

Teatro-Romano-de-Cartagena
Teatro romano , Cartagena.
Nuevas-excavaciones-en-Cartagena

Pero en la historia más reciente Cartagena además ha sido cantón independiente en una España convulsa que buscaba héroes entre sus villanos y viceversa. Su posición geográfica le permitía hacer de su puerto un lugar inexpugnable. Y ya puestos a imaginar en esta ciudad debieron vivirse auténticas historias de amor pirata, de una intensidad similar a la de las olas al romper contra las rocas que jalonan el puerto cartagenero.

Museo-Teatro-Romano-Cartagena

En-estado-puro

Presencia-militar-Cartagena

Acerca del Autor

Ana Rubio

Fotógrafa agrícola y redactora en joseantonioarcos.es

Entradas Relacionadas

1 Comment

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *