Ramiro Arnedo cabecera
HEADER Biosur
HEADER Biosur
CABECERA SYNGENTA JULIO HOJAS
¿Pasan los cítricos sudafricanos por los controles de los puertos españoles?

¿Pasan los cítricos sudafricanos por los controles de los puertos españoles?

SANDÍA FASHION APERTURA POST

En todo 2015 y hasta agosto de 2016 sólo han entrado por España 120 toneladas (t) de cítricos su­dafricanos, cuando hace una década (en 2005 y y 2006) se importaron 109.600 t. Sus envíos a la UE este año se concentran donde la inspección es más laxa, en Holanda y Rei­no Uni­­do, que aca­paran ya la mayor cuota de la historia: el 74% de las importaciones europeas

El Comité de Gestión de Cítricos (CGC), la asociación que integra a los principales ex­por­ta­dores pe­­ro también importadores del país, ha analizado la es­tra­tegia seguida por Su­dá­­frica ante la presión del sec­­tor ci­trí­co­la en su conjunto y ante las me­­di­das toma­das por la Comisión pa­ra atenuar la amenaza de en­tra­da de en­fer­me­da­des de cua­ren­­­­tena en sus envíos. Y la primera con­clusión es obvia: en lugar de centrar sus es­­fuerzos en me­jorar sus con­­­troles en cam­­po, Sudáfrica ha decidido evitar las inspecciones fitosanitarias en los puertos españoles. Efec­ti­va­men­te, después de que Bru­­­selas ordenase un veto ‘simbólico’ a las im­­por­ta­cio­nes citrícolas de aquel país a finales de 2013, cuando ya ha­bía acabado casi la campaña, las en­tra­das por los recintos españoles se han reducido a la prác­ti­ca na­da (120 to­ne­la­­das desde enero de 2015 a agosto de 2016, úl­ti­mo dato conocido, de un total de 1.106.984 t. im­por­tadas por to­da la UE en ése pe­rio­do). La negativa a acceder al viejo con­tinente por los puer­­tos más cer­­canos a los centros de con­fección -va­len­cia­nos, mur­cia­­nos y an­da­luces- contrasta con la si­­tua­ción vi­vi­da cuando en 2006 co­men­zaron los re­cha­zos por la pre­sen­­cia ma­siva en sus partidas de en­fer­­me­­da­des como la ‘man­cha negra’ (CBS) y la Cryp­toph­lebia Leu­cotreta y cuan­do España aún era la tercera vía de acceso de la UE para sus cítricos.

Lejos de reaccionar a las continuas protestas del sector español con mayores controles en origen, la es­­tra­te­gia confesa de la Citrus Growers Asociation of Sou­thern Africa (CGA) ha pasado primero por negar el problema (re­cha­zar el posible contagio de CBS a través de los frutos que por dos ve­ces, en sen­­dos informes de 2014 y 2016, confirmó la European Food Safety Authority, EFSA), cuestionar después los mé­to­dos de la ins­­pec­­ción española y fi­nal­mente huir de su control pese a encarecer con ello los costes logísticos de los envíos que acaban en nuestro país.

Los últimos cambios en la normativa comunitaria, que re­­­lajan los controles para la fruta que tenga por des­ti­no la industria de zumos, han alimentado la tendencia con­so­­­lidada por Su­dá­­­­frica en la última década consistente en re­­­mitir cada vez más porcentaje de sus envíos al Reino Unido y a Holanda. Allí se sabe que los con­tro­les fitosanitarios -al no tener pro­­­­­duc­ción citrícola- son más laxos. Estos dos países acaparan hoy el 74% de las im­por­ta­cio­nes de la UE a Sudáfrica cuando en 2006 sólo su­po­nían el 64% y cuando España, donde trabajan los inspectores más cua­li­fi­ca­dos en plagas de cítricos, im­por­taba y supervisaba en torno al 10% de las par­tidas que entraban a la UE (ahora las cifras se acercan al 0%).

Es más, otra vez para eludir los controles españoles, la CGA ha activado otras entradas ‘sa­té­li­tes’ destinadas ca­­si en exclusiva a abastecer al mercado español. Es fundamentalmente el caso de Portugal, que en la última década ha multiplicado por 24 las importaciones citrícolas sudafricanas (2.445 toneladas en 2005 y 59.000 en 2015). Por este or­den, los cítricos sudafricanos que satisfacen en verano la de­manda es­pa­ño­­la y que por tanto son susceptibles de ex­pandir las citadas enfermedades de cuarentena llegan aho­ra desde Por­tugal, Francia pero también en ocasiones pun­tuales (cuando hay picos de de­manda) desde Ho­landa -igual destinados a zumos y casi sin revisión- em­pla­za­mien­tos donde el CGC ur­ge a la CE a investigar cómo se rea­liza la inspección de los lotes. El comité, de hecho, sos­pe­cha que buena parte del mérito del des­censo en las in­ter­cep­cio­nes por motivos fitosanitarios registrado es­te año se de­be a esta es­tra­te­gia de los sudafricanos, esto es, a evitar la inspección en los puertos españoles.

Sudáfrica es el segundo mayor exportador de cítricos en fresco del mun­do y el primer proveedor no co­mu­ni­ta­rio. Sus cifras -entre 550.000 y 650.000 t. al año- son muy su­periores a las del resto de paí­ses citrícolas suminis­tra­do­­res a contraestación (en verano). El ca­so su­da­fricano, con no ser el úni­­­­­co que supone una amenaza fitosanitaria real para los cítricos europeos, sí tiene un doble agra­van­te diferencial: como de­mues­tra el informe realizado por el CGC, es la única potencia citrícola que durante la última década repite siempre como primer o segundo país tercero con más rechazos y es también la única que evita los controles es­­­­pa­ñoles, co­sa que no ocurre con Argentina, con Uru­guay o Brasil, que ex­por­­­tan ci­fras muy inferiores pero que remiten bue­na parte de sus envíos por España.

El acuer­do co­mer­cial recientemente suscrito por la UE y la Co­munidad de Es­tados de África del Sur -en tanto su­­­po­ne la ampliación hasta el 30 de noviembre de los envíos de na­ranjas con arancel reducido y la eli­minación pro­gre­­­­siva de los mismos- hará ganar en competitividad a los cítricos su­­dafricanos y proba­ble­men­te éso se traducirá en ma­­­yores tonelajes exportados. Por tal motivo y con independencia de la competencia des­leal que ésta su­po­ndrá pa­ra la citricultura española -con costes de pro­­duc­ción y de re­co­lec­ción muy superiores- el CGC alerta que tal acuer­do tam­­bién disparará ex­po­nen­cialmente la amenaza de contagio de en­­fer­me­da­des sudafricanas desconocidas en el Me­di­­­­terráneo pero tan de­vas­tadoras como la ‘man­­­­cha negra’ (un hongo que deteriora la piel de la fru­ta hasta hacer in­via­­ble su venta), la Cryp­to­ph­lebia Leucotreta (una polilla que destroza el cí­tri­co des­de la pulpa) o in­cluso el pro­pio ci­trus gree­ning en su versión africana o su insecto vector, que es la enfermedad citrícola más des­truc­tiva del pla­ne­ta. Por todo ello, en con­sonancia con el resto de re­pre­­­sentantes del sector, el CGC exige a la CE una revisión ur­gen­te y un en­du­re­ci­mien­to del pro­to­colo fi­to­sa­­ni­­­tario con Sudáfrica y el establecimiento de medidas o gestiones pa­ra in­cen­ti­var que los puer­tos españoles recu­pe­ren su actividad inspectora y se den garantías de un correcto control fi­to­sa­ni­ta­rio en los prin­cipales puertos de acceso a Europa (de Ho­landa, Reino Unido y Portugal, fundamentalmente).

citricos-exportaciones
Evolución de las importaciones de cítricos sudafricanos en la UE y según los países europeos de entrada (en t)

 

 

DIVISOR 5 GRUPO UNIQ

Sobre el autor

Ana Rubio

Fotógrafa agrícola y redactora en joseantonioarcos.es

Noticias relacionadas

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *