TOP BANNER ANECOOP HORTALIZAS
Header-El Plantel 728×90
Header-El Plantel 728×90
CABECERA TRICHODEX BIOPROTECCION

Chamae transforma los restos del invernadero en fertilizante líquido

CABECERA AGROLINER INTEGRATE

Los restos vegetales de los invernaderos de Almería se han convertido en una nueva herramienta para la agricultura ecológica, fertilizante líquido certificado en los cinco continentes por la entidad Ceres Certified. A este sello a nivel global Chamae suma el JAS (Japón) y el USDA Organic (Estados Unidos).

Un equipo de la firma española Chamae asistía este miércoles a la jornada sobre agricultura ecológica celebrada en la EFA Campomar. Esta escuela familiar agraria, ubicada en Aguadulce (Almería), cuenta en la actualidad con un ciclo de agroecología para formar a los alumnos en agricultura orgánica.

chamae-y-campomarLa responsable de Chamae en Andalucía y Murcia, Elena Campillo, enfatizaba que el fertilizante obtenido de los desechos hortofrutícolas almerienses “está certificado para Europa, EEUU, Canadá, Sudamérica y Japón; además somos miembros de la Alianza Mundial por el Suelo, en calidad de socio oficial de la FAO”.

Asimilación de nutrientes

La asimilación al suelo de Chamae contribuye a la liberación de nutrientes para la planta, dado que contribuye al desarrollo de la actividad microbiana del suelo”, precisaba Baltasar García, responsable técnico de la compañía. “El uso de Chamae contribuye a equilibrar el suelo dado que el nitrógeno que incorpora es mínimo”, corroboraba el biólogo Igor Setién.

El nitrógeno aportado por Chamae está en forma de máxima biodisponibilidad en cantidades muy reducidas pero, por lo tanto, mucho más efectivas y también se sustituye por otros nutrientes que reemplazan al nitrógeno desde formas más básicas de precursores de aminoácidos y otros bioactivadores naturales.

Además, desde Chamae subrayaban que “debe tenerse en cuenta que la reactivación de la biota del suelo significa un aumento de la fijación del nitrógeno que en la fertilización química se encuentra inhibida”. Y añadían: “Se obtiene igual o mayor rendimiento reduciendo las dosis de nitrógeno que debe ser observado como un valor referencial y no como un valor absoluto”.

foto-familia-chamae-2
José María Martín, director comercial; Elena Campillo, responsable Andalucía y Murcia; Baltasar García, responsable técnico e Igor Sitién, biólogo

La regeneración del suelo

La materia orgánica soluble presente en Chamae favorece el desarrollo de un ecosistema (microorganismos y microfauna) en el entorno radicular de la planta de un modo similar al que se produce en los ecosistemas naturales de suelo rico. De esta forma se favorece el crecimiento y desarrollo de las especies vegetales en base a los mecanismos de sinergia y simbiosis con la microfauna y los microorganismos presentes en el suelo que descomponen dicha materia orgánica y facilitan la asimilación de los nutrientes que requiere la planta de una forma natural sin necesidad de aportar productos químicos.

De una manera gráfica, Chamae es como “un estiércol mejorado”, en el sentido que es de origen natural con materia orgánica, pero ésta se encuentra soluble y aporta además bioactivadores en este caso de origen vegetal.

Más sobre Chamae en el siguiente artículo: ‘Un camaleón revoluciona el reciclaje agrícola en Almería’ (pinchar aquí).

Acerca del Autor

Ana Rubio

Fotógrafa agrícola y redactora en joseantonioarcos.es

Entradas Relacionadas

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *