TOP BANNER VILMORIN
Header-El Plantel 728×90
Header-El Plantel 728×90
CABECERA Pepinos Syngenta

Convocatorias de ayudas “express” y año de extremos en los precios para las hortalizas

CABECERA AGROLINER INTEGRATE

ASAJA destaca como principales aspectos de este año 2016 las diferencias experimentadas en los precios en origen en los tres primeros trimestres y este último, así como la mayor presión de los agricultores para reclamar un cambio en el modelo comercial

Dos aspectos quisiéramos destacar en ASAJA-Almería de este año 2016 que ya vive sus últimos días, por un lado,  la desigualdad en el comportamiento de los precios en origen para el sector hortícola de nuestra provincia desde el inicio del año y estos dos últimos meses, y por otro lado, la presencia en el calendario, en apenas 6 meses de 3 convocatorias diferentes de las líneas de ayudas que mayor interés despiertan en el sector agrario de la provincia, a las que hay que añadir otras dirigidas a paliar los daños climatológicos de 2015 (en El Ejido y Adra) y las ayudas para el sector ecológico, o las ayudas para la transformación y comercialización de productos agrícolas entre otras.

asaja-216Pero para ASAJA sin lugar a dudas lo más destacable de este año es la doble cara que están mostrando los precios en origen por diferentes circunstancias. Recordemos que veníamos de unos precios lamentables durante gran parte del invierno anterior, que motivó que en las primeras semanas, ASAJA junto a Coag, decidiéramos salir a la calle a reclamar una solución después de meses de precios ruinosos, que arrastraron al agricultor a una situación de pérdidas en más de las 2/3 partes de la producción hortofrutícola al finalizar el ejercicio agrícola. Una situación especialmente delicada para tomate, berenjena, calabacín y pepino, que en cambio ahora son precisamente estos productos los que están protagonizando un intenso crecimiento en los precios en origen en este final de año. “La situación en estos momentos es muy diferente a como se planteaba en septiembre y octubre, se ha producido una reducción de la producción de aproximadamente el 30%, llegando al 50% en tomate, de ahí la subida que estas últimas semanas han tenido sus precios, porque en este momento que es cuando dominamos el mercado existe un desfase entre oferta y demanda. El año pasado por estas fechas la situación era bien distinta”, señala el Presidente Provincial, Francisco Vargas. También hay  que considerar el arranque prematuro de algunas plantaciones entre las causas de esta reducción de cosecha en esta época lo que, junto a la bajada de temperaturas, ha propiciado este cambio en nuestras pizarras.

El temor de los agricultores a una crisis como la del otoño pasado junto a problemas de virus han motivado que muchos hayan arrancado antes de tiempo, tal y como desde  ASAJA advertíamos en el inicio de la campaña. “Los primeros pasos de esta nueva campaña nos hacían presagiar lo peor, por este motivo hemos continuado con la campaña que iniciamos a principios de año”. Y es que ASAJA recuerda que la fuerte crisis de precios llevó al sector de nuevo a la calle, pero también a iniciar una serie de acciones para cambiar el actual modelo comercial, en el que el agricultor y su cuenta de resultados parece haber quedado relegada a un segundo plano.

En este punto debemos destacar que desde que se inició el año ASAJA ha planteado diferentes propuestas que pasan por el establecimiento de contratos y la adhesión y puesta en marcha de un código de buenas prácticas comerciales (todo lo que está ya contemplado en la llamada Ley de la Cadena Alimentaria) así como la presentación de un decálogo con medidas para defender y potenciar el modelo de la agricultura almeriense. ASAJA ha querido este año, además de la reivindicación, abrir un diálogo y establecer este debate a pie de campo, pues el objetivo es que el cambio venga de la mano del propio agricultor, harto de ser el único que no tiene garantizado el ganar por su trabajo.

Han sido numerosas las reuniones con otras organizaciones agrarias, con las que hemos establecido una línea de trabajo conjunta, así como con representantes de la Consejería y el Gobierno central, y con representantes del comercio. “Consideramos que ha llegado el momento de dar un paso más, y de recuperar la capacidad de decisión por parte del productor y queremos que 2016 sea el año de partida”.

Por otra parte, también quisiéramos destacar la intensa actividad que a partir de la segunda mitad del año hemos vivido en lo que respecta a la convocatoria de dos líneas de ayuda que más interés suelen despertar en la provincia y que son la de incorporación de  jóvenes al sector después del gran número de aspirantes que se quedaron fuera en 2015, que puso en evidencia el interés que existe en los jóvenes y la falta de presupuesto autonómico para estas iniciativas. Y la doble convocatoria de las ayudas para la mejora de explotaciones, que a lo largo del año pasado no había sido convocada y que trae como novedad la convocatoria de una línea específica para invernaderos siendo Almería la principal receptora, lo cual tiene sentido ya que la agricultura supone el 40% del PIB de la provincia. Además ha habido bastante actividad legislativa ya que se ha puesto en marcha el decreto de venta directa y se está trabajando en la Ley de la Agricultura en Andalucía que verá la luz el próximo año.

2016 está siendo también el año de la reivindicación por el agua, un asunto vital dado el clima seco que tiene la provincia, la limitación de los recursos disponibles y la dependencia de dotaciones externas como trasvases y desaladoras que requieren de sentido común por parte de todos los agentes implicados a la hora de llevar a cabo una buena gestión. La situación ha llevado a regantes y organizaciones agrarias a crear la Mesa del Agua, donde ASAJA tiene un papel relevante.

La fuerte sequía que la provincia lleva atravesando desde hace varios años ha truncado la cosecha de cultivos como el cereal, el almendro, el olivar, y la uva de vino, principalmente en aquellas establecidas en régimen de secano que han visto mermada seriamente su productividad. La falta de lluvias durante el año hidrológico de 2015 (que finalizó en septiembre de este año) ha venido acompañada de unas temperaturas inusuales durante el  invierno que provocó el adelanto de la floración en las producciones tempranas de frutales y almendro, que posteriormente se vieron perjudicadas por las heladas.  En el caso del cereal son ya tres los años consecutivos en los que se ha obtenido una mala cosecha por la falta de agua.  En la almendra la reducción de la cosecha ha rondado el 40% y en cuanto al precio se ha visto reducido un 25% a causa del incremento de las exportaciones de California esta última campaña.

La aceituna que se estaba comportando bien en cuanto al precio ha padecido una fuerte reducción de la cosecha sobre todo en aquellas explotaciones de zonas del interior y alta ubicación donde no tienen apoyo del regadío. Además, las lluvias que han llegado con los últimos coletazos del año han aliviado la situación de sequía, pero está impidiendo la recolección de aceituna, y en algunos casos las está tirando al suelo.

También desde ASAJA hemos querido señalar el problema que la falta de lluvia representa para sectores tan importantes para nuestro medio ambiente como son la apicultura y la ganadería; en el caso de los ganaderos de ovino y caprino la falta evidente de pasto ha tenido que ser cubierta con suplementos alimenticios que han incrementado el coste a los ganaderos y que en el caso de los apicultores la falta de lluvias y las altas temperaturas repercuten en la floración de árboles y plantas y disminuye por tanto el alimento para las abejas y por lo tanto la cosecha de miel se ha visto reducida en un 70% aproximadamente.

En el caso de otro de los sectores pujantes para nuestra provincia, como son los cítricos, desde ASAJA se destacan también los altibajos experimentados en los precios, pero pudiendo calificarse como un año aceptable para los productores. En este tramo final de año destacamos el fuerte descenso que el precio ha experimentado desde octubre y que en las últimas semanas ha cambiado radicalmente, probablemente por las inclemencias climatológicas que este otoño ha traído en otras zonas productoras y las pérdidas en producción que estas lluvias están trayendo a los citricultores también en nuestra provincia.

Acerca del Autor

Ana Rubio

Fotógrafa agrícola y redactora en joseantonioarcos.es

Entradas Relacionadas

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *