Header-El Plantel 728×90
Header-El Plantel 728×90
CABECERA salads Syngenta
Miguel Vargas, candidato a presidir CASI. Una tarde después del invernadero

Miguel Vargas, candidato a presidir CASI. Una tarde después del invernadero

Divisor post Nuevo logo

Con Miguel Vargas no pudimos quedar hasta la tarde siguiente. Pero no es a primera hora, sino al caer la tarde cuando el presidente que opta al cargo por renovación termina su trabajo en el invernadero y nos puede atender en las instalaciones de la CASI, en Los Partidores.

La cooperativa está en silencio, lo que le confiere un aspecto muy distinto al de la mañana, siempre ruidosa y en movimiento. Son las 8 de una tarde de julio. Estamos en un ambiente relajado. Al poco de iniciar la charla Miguel nos habla de “masa social”, la expresión que después volvería a emplear en varias ocasiones de la entrevista para reivindicar el espíritu cooperativo que represente una entidad como la CASI. Al referirse a masa social también emplea los términos paz social, haciendo alusión a lo logrado durante estos últimos años. No en vano, Miguel Vargas nombra a los otros candidatos como compañeros, describiendo la situación de normalidad cívica que vive en la actualidad la cooperativa.

Y en todo momento el trato verbal empleado por Miguel hacia esos otros compañeros es respetuoso, como también lo había sido el utilizado el día anterior por Juan y Ana Isabel cuando los entrevisté como candidatos.

Miguel Vargas, presidente de la cooperativa del tomate, la almeriense CASI.Miguel Vargas es el hombre tranquilo. Durante la entrevista me viene a la cabeza este título de alguna película del spaghetti western almeriense; y es que Vargas es un señor prudente, humilde y calmado, que no gesticula en exceso, que no imposta la mirada, ni la palabra ni el gesto. Es un sencillo agricultor de tomate de la vega almeriense. Un buen hombre (rara vez me equivoco al adivinar a las personas).

Teniéndolo así enfrente no puedo evitar preguntarle por qué se presentó en su día a la presidencia y por qué ahora opta de nuevo al cargo. Y con la tranquilidad antes descrita contesta que hace tres años tuvo que dar un paso hacia adelante debido a las circunstancias excepcionales que vivía entonces la CASI y que ahora hay que completar los proyectos iniciados durante este tiempo. Vargas habla de cimientos, “cimientos importantes, se ha avanzado muchísimo en comercialización, aunque lamenta que quizá no se ha sabido comunicar internamente y que haya socios que no sean conscientes de ello. “Es mucho lo que se ha logrado en cuestión de mercados estos últimos años. Se han puesto las bases a nivel comercial y hay que darle continuidad. Nuevos clientes, incluso la relación con ellos, ya que ahora vienen a nosotros. Los clientes quieren trabajar con la CASI. Y de esto hablaremos en la Asamblea”.

Miguel-Vargas-2

En las palabras de Miguel Vargas hay prudencia, incluso excesiva para un periodista. Le pido que me dé más detalles, y argumenta con educación que primero quiere dar a conocer el balance a los socios, durante su exposición del día 20. Será entonces cuando dé a conocer de manera pormenorizada los puntos de su programa. Aún así hablamos y me avanza las ideas motrices que vertebran su línea de trabajo.

Equilibrio entre la subasta y la comercialización, sin restarle protagonismo a ningún modelo; diversificación de productos, sumándole al tomate otros hortícolas como el pimiento o la berenjena (el calabacín ya lo tenía), y creciendo en cultivos como la sandía (esta campaña ha duplicado sus números); promover la unidad del sector, lo cual no significa concentración en una sola empresa, pero sí unidad de acción; atención y servicio al cliente; y sobre todo situar al socio como protagonista de todo el modelo. Vuelve aquí Miguel Vargas a hablar de masa social y de cooperativismo.

Se muestra satisfecho por lo conseguido. Normalidad en lo social, después de la crispación que se experimentó en otros tiempos, y la puesta de los cimientos y las bases de un proyecto de futuro con el que esta Cooperativa Agrícola de San Isidro quiere aunar bajo la bandera de Almería la comercialización de los próximos años. También le deseamos suerte.

Miguel Vargas, presidente de la cooperativa del tomate, la almeriense CASI.

Sobre el autor

joseantonioarcos

Licenciado en Periodismo por la Universidad de Navarra; licenciado en Ciencias Políticas y Sociología por la Complutense de Madrid, con título de experto en Unión Europea. Periodista especializado en información agrícola.

Noticias relacionadas

2 Comentarios

  1. Avatar
    jose martinez

    Que bien te pagan los articulos. Nunca habia visto tanto peloteo en un articulo

    Reply
    1. joseantonioarcos
      joseantonioarcos

      ¡Buenas José!
      No te he podido responder antes porque ayer tarde estuve de viaje. ¿Eres agricultor? Llámame cuando quieras, nos tomamos un café y me cuentas tu modelo del campo y tu visión del invernadero. Y te lo publicaré, como siempre hago, porque de lo que se trata es de informar desde la perspectiva de un blog. Si me caes bien y me gusta lo que me cuentas es posible que un tercero diga la misma insensatez que tú. Así sabrías lo alejado que está tu comentario de la realidad. Pero, ¿sabes? Intuyo que eres consciente de lo malintencionadas que son tus palabras y que te empuja otro ánimo. Feliz domingo, en cualquier caso.

      Reply

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Newsletter

Regístrate en el newsletter y recibirás nuestras noticias cada semana.