Header-El Plantel 728×90
CABECERA BIOSUR TRIP-SOIL

En la defensa de la cultura del invernadero frente a los “paracaidistas” de la tele

CABECERA AGROLINER INTEGRATE

España es un país de esperpento y sus televisiones un fiel reflejo. Solo hay que observar la parrilla de televisión y hacer un barrido por sus programas y series de ficción para entender que somos una nación de pandereta y de pícaros de Lazarillo de Tormes. Pero ni siquiera esa opinión pública maleable y manipulable que consume todo lo que se le ofrece  como obsequio sabe si somos nación, país o Estado. No nos ponemos de acuerdo en nada, pero participamos del show. Una sociedad y sus medios de masas que actúan como esas marionetas que se ven reflejadas en el callejón del Gato del centro de Madrid, figuras mareadas por el esperpento que les supone verse reflejadas en los espejos cóncavos y convexos de Valle-Inclán.

Huyendo de todo eso – de la parafernalia del falso postureo en el que grupos de circenses alardean de cazas de brujas adueñándose de falsas verdades absolutas – encontré hace años en la agricultura el periodismo más noble de todos los posibles. El campo y sus gentes, la cultura del esfuerzo que encuentra en el sacrificio su recompensa, el trabajo de sol a sol y la palabra noble y bienintencionada de hombres y mujeres que cultivan hortalizas y frutas para el disfrute de todos. Eso no tiene precio. Y escribir sobre ello, menos aún. Así que me resulta especialmente doloroso cuando esos “paracaidistas” del esperpento de Valle-Inclán, esos mismos que nos dividen en dos Españas irreconciliables, esos que hacen de la televisión la caja tonta, y que hacen negocio de lo soez y vulgar casi a cada hora que enciendes el televisor, que esos mismos se atrevan a hablar de lo que hay en un invernadero me resulta sonrojante e inmoral.

Pero claro, ¿qué esperar de quienes carecen de sentido ético? Lo único que se puede esperar es que pronto encuentren otro chivo expiatorio que los entretenga más, otro foco de atención que nos deje en paz y que la carnaza les llegue de algún bodorrio de famosetes o de alguna indiscreción de un futbolista. Y que se entretengan y se olviden de nosotros.

A palabras necias, oídos sordos.

Modelo de agricultura familiar en Almería.Hoy día gracias a Internet las opciones para estar bien informados son ilimitadas. No nos creemos a pies juntillas lo que una caja tonta vomita frente al sofá, podemos apagarla y aprender de la vida que nos ha tocado vivir a través de otros canales. Y contrastar la información. Y escribirnos con cualquier persona de cualquier lugar del mundo para que nos cuente y nos informe en primera persona. Ver y leer testimonios antes inimaginables y así un largo etcétera. Las redes sociales e Internet nos dan la posibilidad de tener la libertad de pensamiento que cada uno decida.

Acerca del Autor

joseantonioarcos

Licenciado en Periodismo por la Universidad de Navarra; licenciado en Ciencias Políticas y Sociología por la Complutense de Madrid, con título de experto en Unión Europea. Periodista especializado en información agrícola.

Entradas Relacionadas

1 Comment

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *