TOP BANNER VILMORIN
Header-El Plantel 728×90
Header-El Plantel 728×90
CABECERA Pepinos Syngenta

Calma tensa en La Rábita. Los agricultores vigilan sus invernaderos

CABECERA AGROLINER INTEGRATE

Esta mañana desde las 9 horas los agricultores se concentraban a las puertas de Agruportícola a la espera de que se pudieran personar representantes de la Dirección de Costas, acompañados de vehículos y maquinaria con la intención de derribar sus fincas. Así ocurrió hace varias semanas, pero el derribo se evitó entonces porque no se presentó orden judicial de demolición. Después de aquello la movilización para impedirlo ha ido creciendo, distintas protestas como la llevada a cabo en Motril este pasado viernes y la que se anuncia ahora para finales de esta semana ante las puertas del ayuntamiento de Albuñol.

Agricultoras granadinas en La Rábita, Albuñol. Invernaderos en El Pozuelo, Albuñol, costa de Granada.

De momento las máquinas no han aparecido, como estaba previsto que lo hicieran hoy lunes. Aún así, estos agricultores granadinos, unidos a través de una plataforma, se han organizado para poder movilizarse, si es necesario, en cuanto aparezca la primera excavadora. “No estamos dispuestos a quedarnos sin nada”, esgrimían en los distintos corros que se formaban a un lado y otro de la carretera que conecta La Rábita con El Pozuelo.

Desde la última crónica de la manifestación de este pasado viernes (para leer más pinchar aquí) hasta hoy lunes nada nuevo. Los agricultores denuncian la poca atención recibida por sus representantes políticos, afirmando que el único apoyo hasta ahora es el que ha venido de los medios de comunicación (un equipo de Tele 5, TVE y RNE acudía precisamente esta mañana) y de la nueva asociación Agricultura Viva en Acción.

Agricultores en Agruporticola, en El Pozuelo, costa de Granada.

Los agricultores mantienen que están dispuestos a proteger los invernaderos de cualquier derribo, aguardando en su interior, si fuera menester.

Los testimonios de los pequeños agricultores

Entre La Rábita, El Pozuelo y Huarea vive la pequeña explotación. Son fincas de entre 1.500 y 4.000 metros. No hay más. De ella vive toda la unidad familiar, manteniendo así un modelo redistributivo de la riqueza sin el cual toda esta zona sería exportadora de emigrantes y no vertebradora de trabajadores, como lo es. De ahí que estos productores lamenten que la Administración quiera arrebatarles sus explotaciones agrícolas sin ofrecerles alternativa alguna de compensación.

Agricultores granadinos defienden en El Pozuelo y La Rábita sus invernaderos del derribo anunciado por la Dirección General de Costas. Agricultores granadinos defienden en El Pozuelo y La Rábita sus invernaderos del derribo anunciado por la Dirección General de Costas.
Agricultores granadinos defienden en El Pozuelo y La Rábita sus invernaderos del derribo anunciado por la Dirección General de Costas. Pimiento italiano verde en la subasta de Agruporticola en la costa de Granada.

“¿Qué voy a hacer yo si me quitan los 4.000 metros de invernadero, si no tengo ningún otro medio de vida?”, se preguntaba esta mañana Eduardo Fernández. “Nos quieren transmitir miedo para debilitarnos y para que cedamos, pero no lo vamos a hacer”, añadía.

Entre los afectados hay muchas agricultoras, como Virginia Fernández, productora de habichuela que comentaba que ya ha empezado a coger las primeras; o Genoveva Godoy que acompañaba a su hija Inmaculada, que tiene dos trozos de invernadero de 2.000 metros cada uno, sembrados de pimiento italiano, de los que vive toda la familia.

Agricultores de la costa de Granada afectados por la ley de Costas.

En el perfil de los afectados, 117 agricultores, hay personas más mayores y otros más jóvenes, un relevo que se topa con una medida de la Dirección de Costas que puede dejar en jaque el porvenir de esta comarca, ya que donde se quieren desmantelar los invernaderos es zona inundable, donde no se puede edificar y donde solo la agricultura ha podido abrirse paso desde los primeros años de la década de los 70.

Mari Carmen Ramos, Francisco Rodríguez y Evaristo Galdeano echaban la vista atrás y recordaban hoy aquellos años posteriores a la riada del 73. Los invernaderos, estos mismos que ahora se quieren derribar, fueron la tabla de salvación de muchas de aquellas familias que lo perdieron todo por el desastre acaecido en el desborde de la rambla de Albuñol. “Tenemos escrituras y hemos pagado y estamos pagando la contribución, ¿cómo ahora nos quieren dejar sin los invernaderos?”, se quejaban Mari Carmen y Evaristo.

La lucha de todas estas familias continuará este próximo viernes día 10 a las puertas del ayuntamiento de la localidad. Critican que la primera edil no los esté apoyando en este momento tan crucial. La cita será a las 12 horas ante las puertas del Consistorio de Albuñol. Mientras tanto esta semana seguirán vigilando sus invernaderos para impedir que acaben en el suelo, como sus esperanzas de vida.

Agricultores de la costa de Granada afectados por la ley de Costas.

Acerca del Autor

joseantonioarcos

Licenciado en Periodismo por la Universidad de Navarra; licenciado en Ciencias Políticas y Sociología por la Complutense de Madrid, con título de experto en Unión Europea. Periodista especializado en información agrícola.

Entradas Relacionadas

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *