CABECERA AGROLINER INTEGRATE
Header-El Plantel 728×90
Header-El Plantel 728×90
Cabecera Trichodex

Finisterre y Costa da Morte a los ojos de dos almerienses

FRONTPAGE-DIVISOR 8- logo-728×90

Tras un puñado de intensas jornadas atravesando el agro gallego – desde el río Miño hasta las puertas de la ciudad de La Coruña -, no hemos querido marcharnos de Galicia sin antes dedicar una jornada a recorrer la épica Costa da Morte que culmina por el noroeste el dibujo de la Península Ibérica. Un amplio recorrido el que hemos realizado de este a oeste partiendo desde el núcleo costero de Caión, perteneciente a Laracha, hasta alcanzar el mirador de Ézaro y el final del río Xallas que rinde en una maravillosa cascada sus aguas al Atlántico.

Caión, Laracha.
Caión, Laracha.

Playa de Caión.
Playa de Caión.

Caión y su puerto pesquero parecen detenidos en el tiempo. María Canle nos ha descubierto este pequeño núcleo de población que vive mirando al océano y de espaldas a la tierra, como si sus moradores fuesen viejos lobos de mar y sirenas humanizadas. Tomando café en este escenario es fácil dar rienda suelta a la imaginación (…). Con la llegada del otoño esta pedanía debe transformarse en un decorado perfecto para avivar ese imaginario. La próxima vez lo visitaremos en época de frío.

Rincones de Costa da Morte.
Rincones de Costa da Morte.
Castillo de Vimianzo. Galicia.
Castillo de Vimianzo.

Costa da Morte puede ser interminable si se quiere. Paradas cada pocos kilómetros para visitar alguna parroquia o detener el coche ante un mirador natural en el que descargar la cámara fotográfica. Pero nuestro tiempo es limitado y no hemos podido recalar en todos los lugares que hubiésemos querido. Donde sí lo hemos hecho ha sido en el castillo de Vimianzo, construido en el siglo XII, y que durante siglos guardó los botines que se rescataban de los barcos tras naufragar en estas aguas.

Cabo de Finisterre. Ana Rubio en Finisterre.
Cabo de Finisterre. Ana Rubio en Finisterre.

La siguiente parada, el cabo de Finisterre, lugar que los romanos consideraban como el final del mundo conocido. Más allá había un océano interminable que no sería completado hasta siglos después por Colón y sus carabelas. Un placer para los sentidos es pasar unas horas sobre cualquier peñasco e imaginar cómo debía ser entonces el mundo a los ojos de nuestros ancestros.

Cabo de Finisterre. Galicia.
Panorámica desde Finisterre.

Finisterre es también el final del camino de Santiago. Allí dan sus últimos pasos los caminantes que hallan en este emplazamiento, rodeado de 180º de miradores naturales, la recompensa a su larga travesía.

José Antonio Arcos y Ana Rubio en Finisterre.

Las inmediaciones a Finisterre esconden diversas fuentes y paradas de descanso cuidadas y engalanadas por la propia naturaleza. En una de ellas pudimos disfrutar de algunas viandas seducidos por el cuadro que ensoñaba nuestros ojos almerienses, acostumbrados al marrón y sus ocres y ahora abducidos por el verde y sus innumerables tonalidades.

Ana Rubio en el cabo de Finisterre.

Y a partir de ahí descendiendo hacia el sur, a tan solo unos pocos cientos de metros se descubre una de esas playas de película, dos kilómetros de arena blanca resguardados del oleaje gracias a la arquitectura que obró tan magna costa. Es la playa de Langosteira.

Playa de Langosteira. Finisterre. Galicia.
Playa de Langosteira.

Nos habríamos quedado horas y días al abrigo de Finisterre, pero hemos querido alargar un poco el recorrido para llegar a Ézaro antes del ocaso del día. La carretera comarcal y la velocidad reducida se agradecen en este recorrido.

Cascada de Ézaro. Galicia.
Cascada de Ézaro.

Playa de Ézaro. Galicia.
Playa de Ézaro.

En la cascada de Ézaro todo empieza y todo acaba. Allí hemos despedido la costa, ascendiendo la montaña por las laderas del monte Pindo hasta alcanzar el mirador de Ézaro, última instantánea del Atlántico al que decimos adiós rumbo hacia el interior de Galicia. Nos espera Santiago de Compostela no sin antes cruzar una parroquia que despierta nuestra sonrisa, por su nombre: Arcos.

Mirador de Ézaro. Galicia.
Mirador de Ézaro.

Acerca del Autor

joseantonioarcos

Licenciado en Periodismo por la Universidad de Navarra; licenciado en Ciencias Políticas y Sociología por la Complutense de Madrid, con título de experto en Unión Europea. Periodista especializado en información agrícola.

Entradas Relacionadas

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *