CABECERA AGROLINER INTEGRATE
Header-El Plantel 728×90
Header-El Plantel 728×90
Cabecera Trichodex

COAG abandera un nuevo modelo comercial de precios contratados

FRONTPAGE-DIVISOR 8- logo-728×90

Largo desayuno informativo el que ha mantenido la organización agraria COAG esta mañana en Almería con los medios que cubren información agrícola. Sobre la mesa los cambios del modelo comercializador almeriense que podría desencadenar la publicación el próximo año de una Directiva Europea sobre cadena alimentaria, que recoge el espíritu de la ley española, y que introduce conceptos que pueden suponer un punto de inflexión en lo que hasta ahora ha sido en el continente la compra y venta de frutas y hortalizas en fresco.

Antonio Moreno, secretario de organización de COAG-Almería, y Andrés Góngora, secretario provincial.
Antonio Moreno, secretario de organización de COAG-Almería, y Andrés Góngora, secretario provincial.

En los próximos días la COAG iniciará una amplia ronda de visitas a las comercializadoras provinciales, tarea que le llevará todo el otoño, para trasladarles lo que hoy se ha avanzado a los medios de comunicación. La Directiva Europea, que se espera esté rodando dentro de justo un año, introduce períodos de pago de no más de 30 días y los contratos previos entre las partes, evitando así ventas a resultas e informando al productor del precio que recibirá por sus frutas y verduras.

“Los precios en Almería son excesivamente volátiles, como reflejan las gráficas del Observatorio de Precios, para una actividad agrícola como la nuestra en la que crecen tanto los costes de producción”, explicaba Andrés Góngora, secretario provincial de COAG, mientras mostraba sobre el papel la montaña rusa de algunos productos, como la berenjena, “esta volatilidad no la comprende el agricultor, por eso necesitamos cambiar el modelo comercial en Almería porque queremos estabilidad de precios.

En este sentido, Andrés Góngora ponía como ejemplo el modelo de ciertas comercializadoras, de pequeño y medio tamaño, que ya caminan en esta dirección. “Son pequeñas empresas, no tanto así las grandes, que trabajan con precios cerrados, unas con cotizaciones mensuales, trimestrales u otros períodos, y que suponen otro modelo de precios pactados, contratados y es hacia donde tenemos que virar porque no podemos seguir vendiendo como en el siglo XIX”, afirmaba Andrés Góngora.

Mercado nacional y europeo

Hasta ahora solo existe una normativa nacional, que entraba en vigor en 2014, y de la que es garante una agencia creada por el Ministerio de Agricultura, la AICA. Se trata de la ley de la Cadena Agroalimentaria, que por ser de ámbito español solo afecta a las relaciones de nuestro mercado interno (pinchar aquí para leer más).

Sin embargo, la futura Directiva Europea que se prevé esté en vigor en 2019 se hace eco de la ley española, inspirándose en la misma, y amplía el marco normativo a toda la Unión Europea. Por el Brexit quedará fuera el Reino Unido, pero no el resto de Estados Miembros.

Con la llegada de este nuevo escenario, “las comercializadoras podrán renegociar con los supermercados, defendía Góngora, “el margen neto de los agricultores ha ido cayendo con los años y un precio no puede estar basado por una coyuntura, sino que tiene que estar basado en función de los costes de producción y tener unos márgenes razonables.

Andrés Góngora muestra la volatilidad de precios en origen en una gráfica del Observatorio de Precios.
Andrés Góngora muestra la volatilidad de precios en origen en una gráfica del Observatorio de Precios.

Desde COAG se defiende la certidumbre para el agricultor. El nuevo escenario normativo que se vislumbra afectará a las políticas semanales de los supermercados, ya que la ley apoyará la formación de contratos previos con precios cerrados, e incluso afectará a los descuentos de las cadenas, ya que las promociones no podrán llevarse a cabo sin el acuerdo de ambas partes, según la COAG. “Y, sin embargo, se hace. El tomate, por ejemplo, no puede estar en promoción continúa”, añadía Góngora.

Hoy día en España la AICA vela por el cumplimiento de la ley de la Cadena Agroalimentaria, que en realidad afectaría en torno al 30% de la producción almeriense, ya que el restante 70% se dedica a la exportación. En el nuevo contexto que se vislumbra a partir de otoño/invierno de 2019 casi la totalidad de la producción y comercialización almerienses estarán sujetas a norma legislativa.

Acerca del Autor

joseantonioarcos

Licenciado en Periodismo por la Universidad de Navarra; licenciado en Ciencias Políticas y Sociología por la Complutense de Madrid, con título de experto en Unión Europea. Periodista especializado en información agrícola.

Entradas Relacionadas

1 Comment

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *