Header-El Plantel 728×90
CABECERA BIOSUR TRIP-SOIL

Reflexiones en torno al pepino

CABECERA AGROLINER INTEGRATE

Arranca una nueva semana que no es una semana cualquiera porque hoy es Noche Buena y mañana Navidad. Pero tampoco es una semana cualquiera por todo lo que está ocurriendo en torno al pepino desde hace días. Como impulsor de un blog agrícola que arranqué en 2013 tengo que decir que lo sucedido en las últimas horas está entre lo más convulso que he escrito estos cinco años atrás, que ha sido mucho e intenso en un buen puñado de hitos que algunos recordarán. Lo que ocurre en este momento con el pepino se cuela más allá de lo profesional en lo personal y despierta pasiones y profundas reflexiones que compartiré con vosotros.

Pepinos en Motril ayer domingo.
Pepinos en Motril ayer domingo.

La costa de Granada, sobre todo Castell de Ferro y Carchuna, copan ya una parte de mi ser y entendimiento. Si yo fuese un periodista sin emociones, un robot impávido que se da golpes metálicos en el pecho para reivindicar su neutralidad y su distanciamiento al mundo que le rodea, si tuviese ese perfil esto no sería un blog ni llevaría mi nombre. Pero no, no lo soy, me declaro partícipe del mundo que me rodea y eso me lleva a poder y querer comprender lo que lleva a cientos de agricultores a destruir los frutos de su trabajo y verterlos a un contenedor. Los comprendo porque es incomprensible que ese esfuerzo quiera ser desembolsado con precios de mercadeo miserables. Dicho con otras palabras, estos hombres y mujeres están poniendo dinero encima para vender sus productos. Incompresible y profundamente injusto.

Ayer tarde estuve en un hipermercado y el precio del pepino al consumidor era galácticamente superior al percibido por el productor. Por eso, lo retira, lo vierte a vertedero, lo destruye, lo saca del mercado o cualquier otra fórmula que se quiera emplear para describir semejante indignidad de 20 céntimos el kilo en origen.

Montañas de pepinos por los bajos precios en la costa de Granada, Motril.

¿Y esto lo entiende el consumidor? Lo dudo, pero por una cuestión de puro desinterés. La individualidad que atormenta a nuestro mundo actual, un mal como puede ser el estrés o la deshumanización de las relaciones entre las personas, lleva a que a la generalidad de consumidores solo le preocupe su entorno más cercano e inmediato; así difícilmente van a prestar atención a lo que ocurre lejos de sus hogares, menos aún si la problemática está recubierta de cierta complejidad, como ocurre con la formación del precio de una verdura. Así que me temo que a los consumidores solo les preocupa comprar barato y tener disponibilidad de producto todo el año.

Pero si el consumidor no es el aliado, ¿quién puede serlo? ¿El representante político? Pues la verdad es que está en su mano serlo, pero si tiramos de hemeroteca y de memoria la clase política poco ha hecho por la agricultura de invernadero, salvo no dar la talla y huir de coger el toro por los cuernos. Lo cual no quita que puedan cambiar las tornas algún día. Estaré presto para contarlo.

Así las cosas, desde mi perspectiva, la solución solo puede venir desde dentro del propio sector. La palabra mágica es “unidad”, que de tantas veces que ha sido pronunciada y demandada ha perdido su virginidad original. Pero no siendo ya virgen es tan necesaria como al principio. Unidad.

Estos días atrás he visto señales de esa unidad entre los agricultores de ambas provincias, Almería y Granada, Granada y Almería. Incluso unidad de acción entre bastantes empresas comercializadoras que han actuado al unísono retirando género, y lo han hecho de forma agrupada por vez primera en la historia de este campo. Pero también es cierto que he visto señales de desunión porque ni han sido todos los agricultores, que se espera, ni han sido todas las comercializadoras, las que han apoyado a sus agricultores retirando kilos del mercado o activando los mecanismos de gestión de crisis, caso de las OPFH. Hay empresas y agricultores que han mirado hacia otro lado como si el problema de precios no fuese con ellos. Si su número es grande o pequeño dependerá de quien quiera ver el vaso medio lleno o medio vacío.

Pepinos en Motril ayer domingo.

Este fin de semana los agricultores de la costa de Granada han continuado retirando pepino. De hecho, las fotografías adjuntas, tomadas ayer domingo, pertenecen al recinto ferial de Motril que ha sido cedido para poder hacer acopio de este gran volumen de kilos de hortalizas.

Hoy lunes la costa granadina continuará con su retirada. Un día más. Los agricultores de localidades como Castell de Ferro y Carchuna respiran una misma sintonía, en este sentido. Incluso en Granada han donado pepino a Bancos de Alimentos y consumidores. En el caso almeriense el camino apunta un trazado desigual porque si bien hay empresas que han activado los mecanismos de gestión de crisis a través de APROA para descongestionar así el mercado, lo cierto es que habrá que esperar al desarrollo de la semana y de los próximos días para valorar el alcance y el volumen de kilos llevados a vertedero.

Todo ello con la Navidad encima. Muchas distracciones se presentan con un aluvión de días festivos, pero también serán propicias estas fechas para reflexionar sobre los desafíos de esta agricultura y sobre su necesaria “unidad” para poder vencerlos y no caer en lamentos.

Acerca del Autor

joseantonioarcos

Licenciado en Periodismo por la Universidad de Navarra; licenciado en Ciencias Políticas y Sociología por la Complutense de Madrid, con título de experto en Unión Europea. Periodista especializado en información agrícola.

Entradas Relacionadas

3 Comments

    1. Avatar
      Davinia López

      Alomejor lo que deberían hacer los agricultores es comercializar sus productos de forma directa sin intermediarios y al mismo precio que lo hacen los distribuidores así no habría que devolver ningún fax Francisco Javier. Creo que ya ha llegado la hora de reconocer y recompensar el trabajo del sector económico más castigado y menos valorado. Como inciso he de decirle que los fax que menciona y a los que hace alusión deben su existencia al trabajo sacrificado de los todos y a cada uno de los agricultores y que sin ellos grandes empresas que se llenan los bolsillos a costa de éstos no tendrían producto alguno que comercializar.
      Espero y deseo que la gran mayoria sea crítica con esta situación y que no se limiten a hacer comentarios de tan poca categoría y trasfondo. Un saludo

      Responder
  1. Avatar
    Luis Javier

    1º Partimos de un problema como es la comercializacion atraves de las cooperativas, sociedades agrarias de transformacion, grandes y pequeños exportadores, etc, y sumamos un total de 28 intermediarios comercializadores.
    2º Se habla de comercialización directa, bueno se llevan 20 años con esta frase pero debemos preguntarnos la palabra ¿DONDE?
    — Perpiñan, Merca Madrid, Merca 52 provincias de españa, Merca Holanda, etc.. y cada punto de venta con una cantidad,un calibre, una caja, un palet diferente.
    — Mercancia que debe salir confeccionada y paletizada del almacen que tenemos en la puerta de nuestro invernadero.
    — Tener un punto de descarga de varios agricultores y estar esperando al trailers con destino al puesto nº 5 de MercaMadrid que tiene un total de 30 puntos de venta.
    — Llega el tráiler y resulta que viene con 20 palet ya cargados y el puesto nº5 lleva sus palet en el centro del camion y ahora tengo que descargar 12 palet para colocar mi mercancia en lugar correcto y volver a cargar los 12 palet que saque. Total 3 horas desde que sali del cortijo cuatro veces por semana.
    — Vamos a cobrar. Cobrare? Cuando, como, donde.
    Todo esto es tirarnos en paracaidas para querer VOLAR.
    Vamos a seguir con los pies en la tierra y luchar contra 28 intermediarios.

    Responder

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *