Header-El Plantel 728×90
CABECERA BIOSUR TRIP-SOIL

Hoteles de polinizadores salvajes

CABECERA AGROLINER INTEGRATE

La finca de Verdcamp Fruits en Cambrils (Tarragona) es un ecosistema que seduce por su biodiversidad y por el empeño de sus promotores en innovar en esa dirección. Bandas florales en las explotaciones, plantas entre cultivos y también en el perímetro (zonas arbustivas) que convierten este lugar en naturaleza viva. Junto a todo ello, especial interés nos han despertado los llamados hoteles de polinizadores salvajes.

Ernest Mas ante uno de estos "hoteles" para polinizadores salvajes. /joseantonioarcos.es
Ernest Mas ante uno de estos “hoteles”.

Dichos hoteles están realizados con diferentes materiales desde pino, caña, algarrobo u olivo. Hoteles o “camping” fáciles de montar para unos huéspedes muy especiales. Abejas y otros polinizadores salvajes son atraídos a estos “hoteles” en medio de la naturaleza, desde donde pueden realizar su acción polinizadora con los cultivos de las áreas circundantes.

Hoteles de polinizadores salvajes en Verdcamp Fruits Tarragona. /joseantonioarcos.es

Ernest Mas defiende el lema ‘Cultivos sanos, abejas felices’ “porque las abejas son distintivo de sostenibilidad”. El director técnico de Verdcamp nos habla de un CDTI, en el que participan diferentes actores – entre ellos esta compañía de Cambrils -, para el estudio del control de plagas de forma biológica sin insecticidas que puedan dañar a las abejas. Este proyecto de investigación contempla además el análisis de la actividad y trashumancia de las abejas.

Bandejas de lobularias. /joseantonioarcos.es
Bandejas de lobularias.

En el recorrido por las diferentes parcelas nos topamos en distintos momentos con lobularias. Se emplean para mantener a esos insectos auxiliares que se alimentan de pulgones y otras plagas, y que demandarán el polen de estas plantas.

Mariquitas. Control biológico de plagas. /joseantonioarcos.es Control biológico de plagas. /joseantonioarcos.es

Pero además de lobularias se utilizan otras plantas, como rúculas con flores para atraer tanto a polinizadores salvajes como a enemigos naturales contras las plagas.

Fertirriego de precisión

Por otro lado, el Big Data. La optimización en el uso del agua a través de la información que proporcionan las distintas sondas de medición, desde los 5 cm hasta los 55 centímetros de profundidad.

Sondas que miden temperatura, humedad y conductividad de suelo a esos diferentes niveles. Cada 5 centímetros se van extrayendo datos y así es posible “regar al detalle”.

Pero Verdcamp ha ido más allá con la tecnología. Imágenes vía satélite que permiten saber en qué zona representativa de la finca se ha de instalar el sensor.

Verdcamp Fruits, Tarragona. /joseantonioarcos.es

Plantas micorrizadas

Por último, y no menos importante, a nivel agronómico se implementan micorrizas para aprovechar mejor agua y nutrientes (plantas micorrizadas). De este modo, tierras improductivas se pueden transformar en fértiles.

 

Ernest Mas y José Antonio Arcos. /joseantonioarcos.es
Ernest Mas y José Antonio Arcos.
Ernest Mas y Ana Rubio en las fincas de Verdcamp Fruits en Cambrils, Tarragona. /joseantonioarcos.es
Ernest Mas y Ana Rubio.

Verdcamp nos muestra la hortofruticultura de Tarragona

Acerca del Autor

joseantonioarcos

Licenciado en Periodismo por la Universidad de Navarra; licenciado en Ciencias Políticas y Sociología por la Complutense de Madrid, con título de experto en Unión Europea. Periodista especializado en información agrícola.

Entradas Relacionadas

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *