TOP BANNER VILMORIN
Header-El Plantel 728×90
Header-El Plantel 728×90
CABECERA Pepinos Syngenta

Descubrimos la huerta de Barcelona

CABECERA AGROLINER INTEGRATE

Se llama Parc Agrari del Baix Llobregat, en catalán, traducido al castellano como Parque Agrario del Bajo Llobregat. En la práctica es una zona protegida de 3.500 hectáreas, cercana al aeropuerto de Barcelona, a pocos kilómetros de Mercabarna y que aprovecha la fertilidad de las tierras colindantes del río Llobregat para erigirse en la huerta de la capital catalana.

Ana Rubio y Gemma Frances en el Parc Agrari del Baix Llobregat. /joseantonioarcos.es
Ana Rubio y Gemma Frances. A sus espaldas una panorámica del parque agrario.

En la antigua masia Can Comas, del siglo XIX, hoy día espacio que acoge las oficinas del consorcio del parque agrario, nos recibe la gerente Gemma Frances que nos presenta este interesante proyecto que protege para uso agrícola, no urbanizable, un área geográfica que circunda a 14 municipios de la comarca.

Can Comas. Parc Agrari del Baix Llobregat. /joseantonioarcos.es
Can Comas. Parc Agrari.

El Parque Agrario del Bajo Llobregat funciona como una estructura público-privada gestionada por un consorcio en el que participan los 14 municipios, la Diputación de Barcelona, el Departamento de Agricultura de la Generalitat y la Unió de Pagesos.

Parc Agrari del Baix Llobregat. /joseantonioarcos.es

Y a partir de ahí un plan de gestión para el día a día. El abanico de tareas es amplio: desde infraestructuras – por ejemplo el arreglo de caminos – pasando por el asesoramiento agronómico (en Cataluña existen las ADV, Asociaciones de Defensa Vegetal, como entidades público-privadas) que incluye, por ejemplo, las ayudas a la modernización hasta los proyectos de investigación, como por ejemplo el que estudia la introducción de brásicas.

En el Parc Agrari también se desarrollan talleres formativos. /joseantonioarcos.es
En el Parc Agrari también se desarrollan talleres formativos.

Promoción

Una tarea especialmente interesante es el de la promoción en diferentes frentes, uno de ellos la marca. Este producto fresco del Baix Llobregat (Bajo Llobregat) se asocia a cercanía, canales cortos de comercialización, proximidad.

Luego están trabajando muy bien los mercados de pagesos del Baix Llobregat, es decir, los propios agricultores cuentan con mercados en 9 municipios en los que venden sus propios productos, asociados a la marca antes referida. Son 9 mercados semanales. Una iniciativa que nació en 2010 y que goza de buena salud. Interesante.

Gemma Frances con José Antonio Arcos. /joseantonioarcos.es
Con Gemma Frances.

La promoción también se realiza en los restaurantes. Menús y platos con productos frescos del Parque Agrario del Bajo Llobregat. Si en los inicios eran dos los restaurantes adheridos, hoy día superan el medio centenar. Incluye show-cooking y recetas, todo ello con el reclamo del “sabor de la huerta”.

Calendario de producción en el Parque Agrario del Bajo Llobregat. /joseantonioarcos.es
Calendario de producción en el parque agrario.

 

Retos

Quizá el principal reto, y es una opinión personal, es el del relevo generacional. Ya hemos visto en otras ocasiones en nuestro recorrido por la agricultura de toda la Península Ibérica cómo este desafío no escapa a ningún territorio.

José Antonio Arcos en el Parc Agrari del Bajo Llobregat. /joseantonioarcos.es

En este Parque Agrario el perfil del productor es el de un varón de más de 45 años, siendo mayor la franja que supera los 55 años hacia adelante que la franja comprendida entre los 18 y los 25 años. Quiere decir esto que la franja principal está envejecida.

Es por ello que desde la dirección del parque se trabaja en dar a conocer las líneas de subvenciones al relevo generacional, como aquellas ayudas relacionadas con cooperativas o arreglo de tierras, entre otras.

Guillem Caparrós, técnico del Parc Agrari del Baix Llobregat. /joseantonioarcos.es
Guillem Caparrós, técnico del parque.

Tamaño de los productores

El Parc Agrari del Baix Llobregat acoge a 250 explotaciones o empresas agrarias más otras 250 no profesionales, en total medio millar. La superficie tipo es de entre 3 y 10 hectáreas, aunque también hay media docena de empresas, de mayor tamaño, que superan de promedio las 20 hectáreas.

El área de invernaderos es pequeña, en torno a las 50 hectáreas, dedicadas a la producción de hortícolas.

Parc Agrari del Baix Llobregat. /joseantonioarcos.es

En campo. Proyecto Arboretum

Guillem Caparrós, ingeniero agrónomo y técnico del parque, nos acompaña tras despedir a Gemma en un recorrido por algunas parcelas. Primero vemos un ensayo de diferentes variedades de alcachofas en el que se evalúa el uso de fungicidas.

Arboretum. Parc Agrari del Baix Llobregat. /joseantonioarcos.es

A continuación Guillem nos muestra un proyecto que puede servir de ejemplo a seguir, Arboretum, recuperación de variedades autóctonas de árboles.

Arboretum es una colección que rescata y ensaya variedades tradicionales de manzana, pera, cereza, ciruela, melocotón, kaki, higo, olivo y viña. Más de 60 variedades que convierten a este espacio en un singular jardín frutícola que envuelve los sentidos.

Guillem Caparrós, ingeniero agrónomo y técnico del Parque Agrario del Bajo Llobregat. /joseantonioarcos.es

So pena, que las imágenes no puedan recoger dichos aromas y sensaciones, aunque tal vez sí evocarlos.

Con esta visita al parque agrario decimos adiós a Cataluña para dirigirnos a continuación hacia Aragón y posteriormente a La Rioja.

Parque Agrario del Bajo Llobregat. Parc Agrari del Baix Llobregat. /joseantonioarcos.es

Acerca del Autor

joseantonioarcos

Licenciado en Periodismo por la Universidad de Navarra; licenciado en Ciencias Políticas y Sociología por la Complutense de Madrid, con título de experto en Unión Europea. Periodista especializado en información agrícola.

Entradas Relacionadas

1 Comment

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *