Header-El Plantel 728×90
Header-El Plantel 728×90
CABECERA salads Syngenta
Verduras baratas con salarios cada día más altos

Verduras baratas con salarios cada día más altos

Divisor post Nuevo logo

La subida del Salario Mínimo Interprofesional impactará negativamente sobre la sostenibilidad social y económica de las explotaciones hortofrutícolas

El coste laboral por hora de competidores extracomunitarios es 10 veces inferior

La subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), anunciada, anteayer, por la ministra de Trabajo, no ha tenido en cuenta la realidad de los sectores más afectados y dañará la sostenibilidad social y económica de las explotaciones hortofrutícolas, ante la imposibilidad de trasladar este incremento a los precios de venta y ante la fuerte competencia de países competidores extracomunitarios con costes laborales por hora hasta 10 veces inferiores, según FEPEX. Comunicado de prensa.-

La aplicación en la última subida del SMI supuso un aumento de costes adicionales e incrementos salariales de entre un 7% y 22% a las empresas del sector hortofrutícola en todas las zonas de producción, según FEPEX, por lo que el incremento anunciado agudizará esta situación.

Imagen que se repite todos los años en la que se retiran hortalizas del mercado por presentar precios por debajo del coste de producción. /joseantonioarcos.es
Estampa que se repite todos los años en la que se retiran hortalizas del mercado por presentar precios por debajo del coste de producción (imagen de archivo).

La subida, que tendrá carácter retroactivo al 1 de enero, no ha tenido en cuenta la realidad de los sectores más afectados, como el hortofrutícola, en el que la mano de obra supone hasta el 45% de los costes de producción. Tampoco ha tenido en cuenta, según FEPEX, la imposibilidad de trasladar a los precios el incremento de los costes, dada la globalización del mercado comunitario, con unos competidores, como Marruecos, con los mismos productos y calendarios y con un coste laboral por hora 10 veces inferior al de España. En el caso de Portugal, con una presencia creciente en el mercado nacional, el nuevo salario mínimo se encuentra un 50% por encima del de este país.

Ante esta situación, FEPEX considera que el sector productor exportador de frutas y hortalizas, que da empleo a un alto número de trabajadores de baja cualificación, con un porcentaje elevado de inmigrantes con muy poco tiempo de residencia en España, va a reducir sensiblemente la actividad productiva, dado que no existe margen para incorporar el incremento de costes, lo que provocará una fuerte destrucción de empleo en los cultivos más intensivos en mano de obra.

Sobre el autor

joseantonioarcos

Licenciado en Periodismo por la Universidad de Navarra; licenciado en Ciencias Políticas y Sociología por la Complutense de Madrid, con título de experto en Unión Europea. Periodista especializado en información agrícola.

Noticias relacionadas

1 Comentario

  1. Avatar
    charly

    Lo de Marruecos ya se sabe quién lo originó , los productores almerienses ( incluyendo a las comercialidoras) .
    Tampoco hablamos de los contratos que se hacían y se siguen haciendo de 10 o 15 días cotizados y trabajando de lunes a domingo. Por cierto el español prefiere ir a un almacén que al invernadero..¿Por qué será?
    ¿Que más? Los precios….como el que vive bien y no le falta , le importa muy poco que el que tiene no tiene tanto y que se busque la vida , de ahí la falta de unión y sobre todo las lamentables huelgas que se convocan y encima las comercializadoras , que se dedican a jugar con el producto de los agricultores dando su apoyo ¡¡ Una semana sin entrada y sin salida de género !!,eso dolería.
    Y lo más importante bien por la subida del salario mínimo ya que hay muchas familias “ESPAÑOLAS” que la necesitan para salir adelante (que para eso no sacamos la banderita).

    Reply

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Newsletter

Regístrate en el newsletter y recibirás nuestras noticias cada semana.