Ramiro Arnedo cabecera
HEADER Biosur
HEADER Biosur
CABECERA SYNGENTA JULIO HOJAS
No es el SMI, es la España olvidada que grita

No es el SMI, es la España olvidada que grita

SANDÍA FASHION APERTURA POST

Cuando un vaso está lleno, colmado hasta arriba y cae sobre su borde una pequeña y última gota, el vaso se desborda. Es lo que está ocurriendo esta semana en diferentes regiones y provincias españolas. Y lo que queda por delante para el mes de febrero. Más protestas.

Pero el Salario Mínimo Interprofesional no es el que ha llenado un vaso que estaba rebosante hasta arriba de problemas, simplemente ha sido la última gota. Es más, si no hubiese habido una nueva subida del SMI, la gota habría caído por otro sitio. Las movilizaciones con o sin SMI iban a producirse. Ahora simplemente hay más motivos porque si las liquidaciones de cualquier producto agrícola en términos reales (sin sumar el IPC) están igual o peor que hace varias décadas, una subida del 27% del coste de mano de obra hace que el vaso escupa agua por todos sitios. Nos ahogamos.

Protestas de agricultores en Don Benito, Badajoz, Extremadura. /joseantonioarcos.es

Nos encontramos estos días en Extremadura, en Don Benito, foco de la atención mediática en las últimas 48 horas. A las cargas y a los incidentes producidos durante la inauguración no llegamos (nos pilló viajando), no podemos referirnos a ellos en primera persona porque no estábamos presentes, pero sí hemos hablado estos últimos dos días con muchos agricultores que sí estuvieron, sobre todo hemos querido saber cómo se sentían, qué es lo que les había llevado a concentrarse multitudinariamente a las puertas del recinto ferial.

Agricultura Viva en Acción en Don Benito. /joseantonioarcos.esUnión de Agricultores Independientes protestan en Don Benito, Badajoz. /joseantonioarcos.es

Ya se trate de productores de fruta de hueso, de apicultores, ganaderos, olivareros o agricultores de hortícolas de industria, entre otros, la situación es la misma: los números no salen. Unos números que hace demasiado tiempo dejaron de salir y que ahora son insoportables. Ejemplos por doquier. Agricultores en las puertas de FEVAL ofreciendo por cuatro duros sus tierras a renta porque no van a llegar a la siguiente campaña. Otros endeudados porque han tenido que poner euros encima y ahora el banco no les refinancia, llegando a poner la casa en venta, como única salida. Para no extenderme en una realidad que conocemos bien los que nos dedicamos al mundo de la agricultura, la ciruela (seña de identidad de Extremadura) con liquidaciones medias en las Vegas Bajas de 0,16 euros y costes de producción de 0,35 euros/kilo. ¿Qué economía soporta esto en el tiempo? Consecuencia, arranque de árboles frutales (entre 2.000 y 4.000 hectáreas) y destrucción de empleo. Y lo que queda por venir.

El vaso se ha llenado con miles de ejemplos similares en toda España. No se trata de una actividad agrícola ni de un sector, se trata del conjunto de la agricultura y la ganadería en su totalidad. Aquí está la raíz del problema, no en el SMI que solo ha sido una puntilla más. El trasfondo está en la cadena agroalimentaria, donde todos los eslabones ganan y el que menos lo hace es el productor, que incluso muchas veces pierde.

Concentración de vehículos agrícolas en Almería ante la crisis de la agricultura. /joseantonioarcos.es

Soberanía alimentaria y preferencia comunitaria

Esto que llamamos Unión Europea se vertebró tras la II Guerra Mundial bajo ciertos pilares que hoy día han desaparecido y que están hundiendo la agricultura no solo española sino de todo el continente. Europa se construyó en la década de los 50 del siglo pasado con la idea de poder autoabastecerse ante posibles situaciones de crisis globales de toda naturaleza (escenario no descartable) y no depender de los alimentos de otras partes del mundo (seguridad/inocuidad alimentaria). Esto se conoce como soberanía alimentaria.

Anseprim en Don Benito. /joseantonioarcos.es

A ello hay que sumar el principio de preferencia comunitaria que consiste que hay que primar las producciones agrícolas y ganaderas de los países miembros de la Unión Europea e importar solo cuando no haya producción propia suficiente para responder a la demanda interna. Sin embargo, este principio que fue fundamental en la gestación de lo que hoy día conocemos como UE, saltó por los aires hace pocos años y ya no se tiene en cuenta en los tratados. Precisamente la muerte de la preferencia comunitaria ha corrido paralela al agotamiento y desangramiento del modelo agrícola español y del resto de Europa con la apertura descontrolada de producciones de terceros países. De aquellos polvos, estos lodos. En Portugal, Francia, Grecia o Italia los agricultores también están desapareciendo como en España.

Así que la agricultura es un problema de Estado.

#AgricultoresalLímite #agriculturaenextincion

Solo hace falta recorrer – patear comarca a comarca como llevamos haciendo desde hace cinco años desde nuestro Agro Auténtico – las zonas rurales de todo el país para saber cuán cierto es el hashtag o etiqueta de este proceso de movilizaciones: #Agriculturaenextincion o #AgricultoresAlLímite

Sine agricultura, nihil (sin agricultura, nada).

joseantonioarcos.es Concentración de vehículos agrícolas en Almería ante la crisis de la agricultura.

DIVISOR 5 GRUPO UNIQ

Sobre el autor

joseantonioarcos

Licenciado en Periodismo por la Universidad de Navarra; licenciado en Ciencias Políticas y Sociología por la Complutense de Madrid, con título de experto en Unión Europea. Periodista especializado en información agrícola.

Noticias relacionadas

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *